El ex dictador Noriega se arrepiente de lo que pasó durante su dictadura en Panamá

Valencia Noticias | Manon Campos.-  El ex dictador panameño Manuel Antonio Noriega,  preso en Panamá desde diciembre de 2011 tras ser extraditado por Francia, ha pedido perdón a todos los “humillados” o “perjudicados por sus acciones como comandante, en su nombre y en el de sus superiores y subalternos”.

En una declaración leída en la cárcel donde está recluido, Noriega, que cumple condenas en Panamá que suman unos 60 años, ha rechazado sin embargo aclarar algunos casos de desapariciones y muertes que ocurrieron durante la dictadura militar, según la web de rtve.

Es la primera declaración formal de Noriega desde hace 25 años, cuando fue derrocado durante la invasión estadounidense a Panamá el 20 de noviembre de 1989.

Con su declaración, Noriega ha asegurado que pretende poner fin al “ciclo militar”, en referencia a la dictadura que vivió el país entre 1968 y 1989.

Es la primera declaración formal de Noriega desde hace 25 años.
image-199699

Es la primera declaración formal de Noriega desde hace 25 años.

“Cierro el ciclo militar como el último general de ese grupo pidiendo perdón como comandante jefe y como jefe de gobierno”, ha declarado Noriega, quien ha asegurado que ha reflexionado tras hablar con su familia y con representantes de la Iglesia Católica insistiendo en que “pido perdón a toda persona que se sienta ofendida, afectada, perjudicada o humillada por mis acciones o de mis superiores en el cumplimiento de órdenes o de la de mis subalternos dentro del estatus de responsabilidad de mi Gobierno civil y militar”.

El ex dictador lamentó por permanecer “en cautiverio” durante más de 25 años, tiempo que “excede las penas que me fueron impuestas en ausencia y sin haber sido interrogado”.

Noriega llegó en 2011 a Panamá extraditado por Francia, donde cumplía siete años de prisión por lavado de dinero. Anteriormente, el ex dictador pasó cerca de dos décadas preso por narcotráfico en Estados Unidos, a cuyas tropas se entregó en enero de 1990, días después de la invasión estadounidense a Panamá.

Sin embargo, no ha querido responder a las preguntas que el periodista de Telemetro, Alvaro Alvarado, le realizó sobre la muerte por decapitación en 1985 del opositor Hugo Spadafora, caso por el cual fue condenado en 1993 a 20 años de cárcel, ni por la desaparición del cura colombiano Héctor Gallego cuando Noriega era aún jefe de inteligencia.

Además, la justicia panameña abrió en 2010 una causa por la desaparición y muerte del sindicalista Heliodoro Portugal en 1970, cuando Noriega era oficial de la extinta Guardia Nacional y mano derecha del dictador Omar Torrijos (1968-1981).

A pesar de su silencio, el ex dictador ha asegurado que espera que la circunstancias le permitan en un futuro revelar “verdades desconocidas” hasta ahora en su país.


Leave a Reply

Your email address will not be published.