El déficit de la Generalitat se reduce respecto a febrero de 2015 sin incluir los anticipos de la financiación

El déficit de la Generalitat se redujo en el mes de febrero pasado con respecto al mismo periodo de 2015, según las cifras que ha hecho este martes públicas el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. En concreto, y sin incluir los anticipos solicitados a cuenta de los ingresos del sistema de financiación -especialmente la liquidación del modelo, que se cobra en julio-, el desfase entre ingresos y gastos se situó en febrero pasado en -479 millones de euros, el -0,45 % del PIB valenciano, una cifra inferior a la registrada en febrero de 2015, el -0,51% (516 millones).

La comparación homogénea de los datos solo es posible si se excluyen los anticipos, ya que, en función de éstos, el resultado es muy diferente. El caso de febrero es una buena muestra de ello. Así, incluyendo los anticipos de la financiación de meses posteriores y de la liquidación, el déficit en febrero pasado habría sido de -368 millones, el -0,35% del PIB, frente a -78 millones, el -0,08% del PIB, en 2015. La explicación es que hasta febrero de 2015 el Gobierno central adelantó al anterior Consell 438 millones de la financiación de meses posteriores, frente a los únicamente 111 millones anticipados al actual Gobierno valenciano en los dos primeros meses del ejercicio.

La cantidad adelantada al Consell actual es similar a la recibida por Murcia, 110 millones, y Baleares, 100 millones, cuando ambas cuentan con un presupuesto mucho menor. La otra comunidad en recibir anticipos este año es La Rioja (60 millones). A estas circunstancias se añade el hecho de que el Gobierno mantiene bloqueado a la Comunitat Valenciana tanto el FLA ordinario de 2016 como el extraordinario, que debe cubrir el déficit no autorizado de 2015, al exigirle la aplicación de recortes pese a que la Comunitat Valenciana gasta por debajo de la media y también dispone de unos ingresos a la cola de las autonomías. El año pasado, además de los adelantos citados, el Ejecutivo central transfirió al anterior Consell un FLA extraordinario de 2.230 millones en abril.

La Generalitat cerró 2015 con un déficit de -2,51%, dos centésimas menos que en 2014 (-2,49%), pero en esta cifra (2.548 millones de euros) se incluyen 700 millones en decisiones sobrevenidas del anterior Consell y “pufos”, como la provisión de 200 millones de euros que hubo que realizar en el marco del proceso de reestructuración de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) como consecuencia de la gestión en el pasado, así como 85 millones en intereses de demora no declarados por el anterio Ejecutivo, 52 millones en intereses por el impago a la AEAT de las retenciones del IRPF de los funcionarios de la Generalitat o 60 millones en ayudas no reconocidas de la vivienda y la Dependencia. Sin estas medidas no recurrentes, el déficit habría sido del 1,8%. El dato de febrero es significativo también, a tenor de la situación de infrafinanciación que sufre la Comunitat Valenciana, con una “pérdida” de ingresos respecto a la media per cápita de las autonomías cifrada en 1.325 millones.


Leave a Reply

Your email address will not be published.