El Consell quiere que los puertos deportivos sean “abiertos” y que beneficien al conjunto de los ciudadanos

La Generalitat tiene intención de revolucionar el sector de los puertos deportivos en la Comunidad Valenciana. El Consell quiere que estas instalaciones sean “abiertas” y que beneficien al conjunto de los ciudadanos y no sólo a unos pocos. En el nuevo modelo de puerto deportivo que poroyecta el Consell se eliminarán las “barreras físicas y psicológicas” que tradicionalmente ha habido entre los ciudadanos y los clubes náuticos. Así lo explican desde la Administración autonómica, que quiere menos mega yates y discotecas, y más actividades deportivas para todos los ciudadanos.

Esta nueva filosofía se va a aplicar en el concurso público que se va a convocar para poner fin a la provisionalidad por la que atraviesan 12 instalaciones deportivas de la Comunidad Valenciana, que son gestionadas por clubes náuticos como entidades sin ánimo de lucro. Estos puertos deportivos tenían la concesión caducada desde hace años y la han ido renovando.

La legislación obliga a sacar a concurso público con libre concurrencia y publicidad las concesiones caducadas para acabar la adjudicación directa. Lo asegura el director general de Obras Públicas, Carlos Domingo, quien remarca que los clubes náuticos tendrán la oportunidad de presentarse al concurso para estas concesiones “en igualdad de condiciones como cualquier otro candidato que quiera optar a la licitación”. El sector de los clubes náuticos comienza a organizarse y preparar movilizaciones ante el tsunami que se divisa en lontananza.

La Generalitat insiste en que los pliegos de licitación primarán la promoción del deporte y su enseñanza. “Desde la Conselleria queremos que la práctica del deporte no solo esté asegurada sino que sea una premisa básica a la hora de la concesión”, insiste Domingo.

NI MEGA YATES, NI DISCOTECAS

La filosofía del Consell es tener puertos deportivos públicos para la práctica y enseñanza del deporte, una idea alejada de “de prácticas ajenas a los puertos como pueden ser centros comerciales, hoteles o discotecas” o incluso un tipo de embarcaciones, como los “mega yates, que están muy lejos de los tipos de embarcación que tenemos en la Comunitat Valenciana”, confiesa el director general.

Explican desde la Generalitat que se han mantenido reuniones con la Asociación de Clubs Náuticos de la Comunitat Valenciana y con los ayuntamientos afectados por la revisión de las concesiones de sus puestos y con sus respectivos clubes. Aunque está por ver si eso ha servido para calmar los ánimos.

La Generalitat gestiona en la actualidad 56 instalaciones náutico-deportivas, de las que hay 12 concesiones que ya han caducado. Esta situación se arrastra desde hace mucho tiempo. La Generalitat pone como ejemplo el puerto de Cullera, que tiene la concesión caducada desde el año 1997. También están afectados, entre otros, los clubes náuticos Costa Blanca, Torrevieja, Torre Horadada, Dehesa de Campoamor, Perelló, Vinarós y Les Basetes.


Leave a Reply

Your email address will not be published.