El Consejo de Estado de Francia invalida la prohibición del ‘burkini’ al no constatar que afecte al orden público

Para todos los públicos
3704200
image-416858
AGENCIAS 
El Consejo de Estado de Francia, la máxima instancia administrativa del país, ha invalidado el decreto de la localidad de Villeneuve-Loubet, en la Costa Azul, que prohíbe en sus playas el burkini y toda prenda que “no se ajuste a las buenas costumbres y el laicismo”, ya que no ha hallado que su uso suponga “riesgos constatados” para el orden público.

La decisión del Consejo de Estado puede sentar jurisprudencia ante la treintena de municipios, incluidos Cannes o Niza, que desde principios de agosto han aprobado decretos similares para frenar el uso de esta prenda de baño, cuyo uso ha generado polémica en las últimas semanas no solo en Francia, sino también en otros lugares de Europa.

No hay elementos que permitan deducir riesgos del orden público como resultado de la ropa de baño de ciertas personas

En un comunicado sobre su decisión, el Consejo de Estado argumenta que, aunque el alcalde tiene como labor conciliar la seguridad con el respeto de las libertades de los habitantes, en el caso de la localidad “no hay elementos que permitan deducir riesgos del orden público como resultado de la ropa de baño de ciertas personas”.

Quiebra de las libertades fundamentales

“En ausencia de tales riesgos, el alcalde no podía adoptar una medida prohibiendo el acceso a la playa y al baño”, añade el Consejo de Estado, que suspende así la prohibición municipal, que no mencionaba explícitamente al burkini, al considerar que “quiebra seriamente y de forma claramente ilegal, las libertades fundamentales”.

“Esperamos que sea el final de una polémica, una polémica esencialmente política”, ha indicado a la salida de la audiencia Patrice Spinosi, abogado de la Liga de Derechos Humanos (LDH), que había recurrido esa norma municipal.

Para todos los públicos

Dos localidades francesas prohíben el uso del burkini en sus playas

Sin embargo, el dictamen del Consejo de Estado considera que no se pueden restringir las libertades a menos que se demuestre que está amenazado el orden público, una posibilidad que, dado que esta decisión solo afecta al decreto de Villeneuve-Loubet, abre la puerta a que las alcaldías sigan manteniendo la prohibición.

“Si la tensión se mantiene alta, no lo derogaré porque el Consejo [de Estado] no me lo solicita personalmente”, ha declarado a la cadena BFM TV el alcalde socialista de la localidad corsa de Sisco, Pierre Vivoni, que prohibió el burkini tras una pelea entre jóvenes corsos y familias de origen magrebí.

Divergencias en el seno del Gobierno

El Gobierno descarta promover una legislación específica de carácter nacional, aunque no ha mantenido una posición unánime sobre las iniciativas locales para vetar el bañador islámico.

Aunque el primer ministro, Manuel Valls, las respalda, la titular de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, considera que la prohibición de ese bañador que cubre completamente el cuerpo de la mujer constituye “una deriva peligrosa para la cohesión nacional”.

La oposición de derechas, por su parte, solicita al Ejecutivo medidas concretas y adelanta propuestas como la del expresidente conservador y candidato a las primarias de Los Republicanos, Nicolas Sarkozy, que aboga por prohibir todo signo religioso en la escuela, la universidad, la Administración y las empresas.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.