El Colegio de Veterinarios de Valencia suspende tres cursos sobre salud animal por intromisión

Valencia Noticias | Redacción.- En menos de dos meses se han cancelado hasta tres cursos organizados en la provincia de Valencia por tres centros formativos diferentes de aparente solvencia cuya temática estaba vinculada con la salud de los animales. En todos los casos, la suspensión de la actividad se realizó tras ser apercibidos formalmente por el Colegio de Veterinarios de Valencia (ICOVV) de un posible delito de intrusismo profesional o de incitación al mismo, que está castigado en el Código Penal. En ninguno de los casos, tras ser inquiridos por buro-fax por ello, los convocantes y/o organizadores del evento acreditaron que el público al que se iban a impartir estas clases fuera exclusivamente a Licenciados/Graduados en Veterinaria, que son los únicos profesionales habilitados para realizar cualquier acto clínico vinculado con la salud animal. “Con estos cursos se proyecta la falsa creencia, el fraude de Ley, de que un fisioterapeuta, un acupuntor o incluso un tercero sin ninguna cualificación puede atender problemas de salud en animales cuando esto es algo que corresponde exclusivamente a los veterinarios”, aclara a este respecto el presidente del ICOVV, Francisco Beltrán Andreu.

clinicaescaparatewebEn concreto, las acciones programadas que finalmente han sido desconvocadas llevaban por título ‘Acupuntura en Animales’, ‘Fisioterapia Canina. Nivel I’ y ‘Fisioterapia Veterinaria’. Por orden cronológico, en el primer caso el curso que se iba a celebrar el pasado 17 de abril en la ciudad de Valencia estaba organizado por un ‘Centro de Estudios’ “con más de 30 años de experiencia” dedicado a “impartir cursos de formación teórica y práctica de Quiromasaje, Reflexología Podal, Linfodrenaje Manual, Masaje Deportivo, Shiatsu, Kinesiología, Naturopatía …”. El objetivo de la acción formativa y el público al que se dirigía no podía ser más inconcreto: “queremos dar a conocer a la población en general, sobre todo a los propietarios de animales, voluntarios de protectoras y refugios, a los acupuntores en general, a los veterinarios occidentales, a los auxiliares veterinarios, también para educadores caninos, en general para todos aquellos interesados en proporcionar el bienestar animal (…) esta medicina holística, complementaria e inocua” (la acupuntura en animales, se entiende).

En el segundo caso, la formación cancelada estaba dirigida, al parecer, a fisioterapeutas y estaba previsto realizarse el 18 de julio. El taller de 8 horas había sido organizado por un centro dedicado al “adiestramiento canino” que, entre sus objetivos reconocidos, persigue fomentar “un mayor conocimiento legislativo, terapéutico y educativo de los animales”. Tal voluntad no le impidió al centro contratar a un supuesto fisioterapeuta extranjero que, según la contestación recibida al requerimiento del ICOVV, estaba “cualificado por un país miembro de la UE tanto en fisioterapia humana como canina”. Tras reiterar el ICOVV que tal cosa no podría darse si el docente no era, más allá de fisioterapeuta, Licenciado en Veterinaria y después de ponerse en contacto tal centro y consultarle directamente al supuesto ‘fisioterapeuta canino’ (cualificación que no está reconocida en España) foráneo, éste le sugirió al centro que cancelara el curso.

El ICOVV tuvo conocimiento de la tercera iniciativa porque, por extraño que parezca, la responsable de Marketing del centro promotor del curso -una empresa con “diez años de experiencia, presente en 10 países y en 15 ciudades españolas” -se dirigió por mail a la corporación de los veterinarios para solicitar su colaboración y poder promocionar entre sus colegiados la acción, que estaba previsto desarrollarse entre el 3 y el 7 de junio y que se dirigía, expresamente, tanto a “fisioterapeutas como a veterinarios”. “La existencia de un Consejo Científico” -según el panfleto de presentación entregado en tal mail- dedicado a “proporcionar una exquisita selección en los temas de formación y una escrupulosa preocupación por los procedimientos en su impartición (…)” tampoco permitió que el curso ‘Fisioterapia Veterinaria’ se ajustase al parecer a la legislación vigente. Tras dos cartas de advertencia del ICOVV, la acción fue también anulada.


Leave a Reply

Your email address will not be published.