El Ayuntamiento ha dejado de ingresar unos siete millones de euros por la “autorización gratuita” del bus turístico

Grezzi explica que el equipo de gobierno estudia rescindir esta autorización y licitar el servicio

 

El Ayuntamiento de Valencia podría haber ingresado, desde 1999, unos 500.000 euros al año en concepto de canon y tasas que tendría que abonado a las arcas municipales la empresa autorizada para prestar el servicio de bus turístico. Este cálculo, estimado a la baja a partir de los ingresos que otros municipios han registrado por servicios similares, supone que durante los últimos 16 años el Ayuntamiento ha perdido unos siete millones de euros que podrían haber sufragado, por ejemplo, el aparcamiento de la plaza de Brujas, tal y como ha señalado el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi.

El concejal ha denunciado hoy “la mala gestión del anterior equipo de gobierno”, que cuatro días antes de las últimas elecciones municipales, volvió a autorizar a Transvía Tours para que prestara el servicio del bus turístico durante cuatro años más. “De esta manera, con una simple autorización administrativa, entregaron un regalo a esta empresa privada, con el consecuente enriquecimiento personal de algunos señores, del que el actual equipo de gobierno informará para que lo investiguen los jueces”.

Giusepe Grezzi ha realizado un relato cronológico desde que comenzó “este trato de favor”, en el año 1999, con el consentimiento de los distintos concejales populares que se han ido sucediendo como responsables de la gestión de la circulación de la ciudad. Y ha indicado que, el 20 de mayo de 2015, cuando se firmó la última prórroga de esta autorización administrativa también se autorizó a Viajes Privilege, con las mismas condiciones.

Ante esta situación, el concejal ha anunciado que el objetivo del equipo de gobierno “es rescindir estas autorizaciones, vigentes hasta el año 2019, convocar un concurso público para que todas las empresas que quieran prestar ese servicio puedan presentarse y establecer un canon que pagarán las adjudicatarias por la utilización del  dominio público, con el fin de que el dinero que ganan con este servicio también revierta en la ciudadanía”. “De momento –ha aclarado Grezzi- hemos encargado un informe a los servicios jurídicos del Ayuntamiento para valorar el coste de la rescisión de esas autorizaciones, ya que esta acción puede conllevar una posible indemnización a las empresas que se han llevado el dinero de los valencianos”.

Por lo que respecta a la pérdida sufrida por las arcas públicas, el concejal ha explicado que los 7 millones de euros citados, que “podrían haber mejorado el servicio de la EMT o permitido la concesión de mayores cheques escolares o becas de comedor”, se han estimado a la baja según las cifras de otros municipios como Madrid, donde el servicio lo presta una Unión Temporal de Empresas (UTE) que abona al Ayuntamiento 3 millones de euros al año, más un 6 por ciento variable, según el número de billetes vendidos.

Por último, el concejal Giuseppe Grezzi, ha lamentado que el que fuera concejal de Circulación y Transportes en la última legislatura, Alberto Mendoza, “no asuma su responsabilidad y lance acusaciones y se escude en los técnicos”, que en 2012 ya solicitaron que el Ayuntamiento estableciera a la empresa responsable de este servicio un pago por el uso del dominio público, ya el bus turístico tiene unas 12 paradas en la ciudad.


Leave a Reply

Your email address will not be published.