El apoyo indirecto del PSOE, con su abstención, permitirá la investidura de Rajoy

Tras dos elecciones generales, tres investiduras, cinco rondas de consultas del rey y más de 300 días de Gobierno en funciones, Mariano Rajoy será investido presidente de la XII Legislatura este sábado con el apoyo indirecto del PSOE.

No consiguió la mayoría absoluta necesaria en primera votación, el pasado jueves, y el Congreso de los Diputados votará de nuevo, justo 48 horas después. Salvo sorpresa mayúscula, el líder del PP saldrá camino de La Moncloa ya como presidente, dejando atrás el Ejecutivo en funciones que le ha acompañado desde hace un año.

En este segundo ’round’ ya sólo necesitará más votos a favor que en contra y lo conseguirá gracias al apoyo de PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, UPN y Foro, más la abstención del PSOE. Son necesarias, al menos, once abstenciones de los socialistas, que están garantizadas a pesar de que algunos diputados se mantendrán en el ‘no’.

Quien ha mantenido la incógnita hasta ahora es el ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez, que comparecerá en el Congreso a las 12.30 para comunicar su decisión. Voces de su partido auguran que abandonará su acta de diputado para evitar desobedecer el mandato del Comité Federal. Para que su renuncia sea efectiva, tiene de plazo hasta las 14.00 horas, que es cuando cierra el Registro de la Cámara Baja.

La del último año ha sido una situación política inédita en España, como también lo será el hecho de que el primer partido de la oposición dé el Gobierno a su principal rival, aún de forma indirecta.

Rajoy saldrá investido este sábado en el sexto debate de investidura en el que participa. En 2004 y 2008 encaró los debates como líder de la oposición, con José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno. En marzo de este año y en una situación desconocida, tras declinar Rajoy el ofrecimiento del rey, el ‘popular’ asistió como vencedor de las elecciones generales del 20D a la investidura de Pedro Sánchez, que resultó fallida. En 2011 salió investido, por primera vez, con mayoría absoluta y este sábado volverá a ser proclamado presidente en una situación bien distinta y con menor fortaleza parlamentaria.

Rajoy, con un Gobierno en minoría

Será el Gobierno apoyado en el menor número de diputados- 137- de la actual democracia, lo que llevará a Rajoy a tener que negociarlo todo, como él mismo ha reconocido en este debate de investidura en reiteradas ocasiones. Hasta ahora, el récord lo tenía el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que en 2008 formó Gobierno con un grupo parlamentario de 168 diputados.

Precisamente “acuerdo”, “diálogo” y “consenso” han sido algunas de las palabras que más ha repetido estos días el candidato a la reelección del PP, al que la oposición ha echado en cara que el nuevo talante venga más derivado de la obligación que de la convicción.

Rajoy no anunciará previsiblemente la composición de su nuevo Gabinete antes de este lunes, según barajan fuentes del Ejecutivo. Podría jurar el cargo en La Zarzuela este mismo domingo ya que está previsto que el rey esté de nuevo en España a mediodía, procedente de la Cumbre Iberoamericana.

Este viernes el jefe del Ejecutivo presidió la última reunión del Consejo de Ministros en funciones y, según la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no dio ninguna pista sobre quiénes estarán en su nuevo Gobierno.

Los Presupuestos Generales del Estado son el primer objetivo de un Gobierno que tendrá que lidiar con un PSOE que, a la vez, batallará consigo mismo. Con la herida aún sangrando tras los dos comités federales que han dividido al partido, el PSOE iniciará una necesaria labor de pedagogía para que al militante le lleguen las bondades de la abstención, a la vez que tendrá que esforzarse para no diluirse como principal partido de la oposición, con Podemos tratando de quitarle el lugar en la hegemonía de la izquierda.

De este debate de investidura se puede extraer la conclusión de que Rajoy mirará al PNV para tratar de sacar adelante los presupuestos.

Una votación con mucha expectación creada por el PSOE

El debate arrancará a las 18:30 con una nueva intervención del candidato Mariano Rajoy, de diez minutos de duración; a la que seguirán los breves discursos del resto de líderes políticos, de cinco minutos. Aunque la flexibilidad en los tiempos suele ser la nota dominante en esta última y definitiva jornada, el minidebate no durará mucho más de una hora.

Volverán a intervenir Antonio Hernando (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos) y el resto de portavoces de los grupos parlamentarios. Rajoy cerrará el debate.

La votación, no antes de las 19:45, se hará por llamamiento público y los diputados tendrán que retratarse informando desde su escaño de si votan ‘sí’, ‘no’ o ‘abstención’ a la candidatura del líder del PP.

En este ocasión, este trámite levantará más expectación de lo habitual dada la división que existe en el Grupo Parlamentario socialista sobre el sentido del voto de cada uno de sus diputados.

Entre 15 y 20 parlamentarios se saltarán la disciplina de voto y se mantendrán en el ‘no es no’ abanderado por el ex secretario general Pedro Sánchez, que aún mantiene la incógnita de qué hará en esa votación. Podría abstenerse -opción poco probable-, votar en contra -reafirmándose en su posición-, renunciar al acta de diputado antes de la votación, votar ‘no’ y renunciar después por haber desatendido la resolución del Comité Federal o ausentarse de la votación.

1477677375564Pedro Sánchez vota ‘no’ en la primera votación de la investidura

Todos ellos podrían ser sancionados con multas e incluso con la expulsión del Grupo Parlamentario socialista, pasando al Grupo Mixto. La gestora del PSOE no acepta las razones de conciencia a las que apelan los díscolos, liderados por los siete diputados del PSC; algunos independientes como la jueza Margarita Robles y la excomandante Zaida Cantera; y otros tres militantes de base sin cargo orgánico -el vasco Odón Elorza, la aragonesa Susana Sumelzo y la gallega Rocío de Frutos- que se han mantenido inflexibles.

Unidos Podemos, ERC, PNV, PDECat (antigua Convergència), Compromís, Bildu y Nueva Canarias mantendrán su ‘no’ a Rajoy.

Convocantes de “Rodea el Congreso” ven “ilegítima” la investidura

Durante esta segunda votación se ha convocado la manifestación “Rodea el Congreso” que afirma que es una investidura “ilegítima” y que el de Rajoy “será un gobierno ilegítimo de un régimen ilegítimo”.

El cartel de la convocatoria -cuyo lema es “Ante el golpe de la mafia, democracia. No a la investidura ilegítima“- es un dibujo de Rajoy empuñando una pistola, junto a la presidenta andaluza, Susana Díaz, y el expresidente del Gobierno Felipe González, cada uno de ellos con un arma, aunque sin apuntar un objetivo concreto.

El Ministerio del Interior desplegará este sábado en los alrededores del Congreso más de 1.000 agentes con motivo de la protesta.


Leave a Reply

Your email address will not be published.