Educación sólo deja en manos de las comunidades las fechas y las preguntas de las futuras reválidas

descarga-18
image-432996
El texto sobre las características generales de las pruebas de la evaluación final de Primaria (en tercero y sexto), ESO y Bachillerato establece que para conseguir el título de estas dos últimas etapas se realizarán unas pruebas divididas en tres partes: La primera de ellas incluirá un máximo de 200 preguntas de las cuatro materias generales de las asignaturas troncales. La segunda evaluará, a través de un máximo de 100 preguntas, las optativas. La tercera constará de un máximo de 50 preguntas sobre las específicas.

Mientras la evaluación de carácter diagnóstico de tercero de Primaria comienza a aplicarse este curso, hay que esperar hasta el próximo 2015-16 para la prueba de los alumnos de sexto de Primaria, y hasta el 2016-17 para las de cuarto de la ESO y segundo de Bachillerato. En 2017 la evaluación final de ESO no tendrá efectos académicos, la prueba de Bachillerato no será necesaria para el obtener el título de Bachiller y solo se tendrá en cuenta para el acceso a la Universidad.

Para obtener el título de Bachiller se requerirá superar la evaluación final con una nota superior o igual a 5 sobre 10. Tendrá un peso del 60% la media de las calificaciones obtenidas en cada una de las materias cursadas en Bachillerato y un 40% la obtenida en la evaluación final de dicha etapa. Los alumnos que no superen esta evaluación o quieran elevar nota podrán repetirla en convocatorias sucesivas.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte deja sólo en manos de las comunidades autónomas las fechas de aplicación de las evaluaciones finales de ESO y Bachillerato, conocidas como reválidas, y las preguntas de las pruebas. Lo demás, las materias a examinar o los estándares de aprendizaje los determina, en gran medida, el departamento que dirige Iñigo Méndez de Vigo, según el borrador de la orden ministerial que regula las características de estas evaluaciones al que ha tenido acceso Europa Press.

El texto, de 206 páginas, lo ha enviado Educación a las comunidades autónomas con el fin de discutirlo este martes 8 de noviembre en una reunión técnica antes de presentarlo a los consejeros de Educación en la Conferencia Sectorial, que el ministro anunció que convocará próximamente.

Ninguna de las evaluaciones van a tener efectos académicos este curso, pero la de Bachillerato será necesaria para acceder a la Universidad. No obstante, este borrador establece que quienes no quieran estudiar una carrera universitaria no están obligados a realizar la prueba.

Antes de fin de mes se regulará la nueva PAU

El plazo límite para aprobar esta orden es el 30 de noviembre y tiene que contar también con el dictamen del Consejo Escolar del Estado. “La regulación es absolutamente necesaria, particularmente en el caso de la Evaluación Final de Bachillerato, puesto que el cambio en la estructura de los estudios de Bachillerato impide la aplicación de la antigua Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), que ha sido derogada por la reforma educativa”, argumentan desde el departamento de Méndez de Vigo.

Este lunes, los consejeros de Educación de las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE, tras una reunión con la Comisión Gestora para tratar la aplicación de la LOMCE, han manifestado su rechazo a estas pruebas y han advertido de que no van a participar en las reuniones técnicas más que para pedir su suspensión y el mantenimiento de un sistema “lo más semejante posible” a la antigua Selectividad, con exámenes sólo de las materias troncales de 2º de Bachillerato.

No habrá ránkings con las notas por centros

El Ministerio, en este borrador con fecha del 6 de octubre, establece de forma pormenorizada todas las asignaturas y lo que debe conocer el alumno de cada una de ellas y cuánto debe puntuar cada bloque de materias, tanto para la evaluación de ESO como la de Bachillerato.

También se realizarán cuestionarios de contexto para conocer el nivel sociocultural del alumnado y desde el Ministerio de Educación aseguran que no se van a publicar los resultados para evitar ránkings de centros, tal y como se decidió para la evaluación final de Primaria.

Con qué nota se aprueba y cuánto pesa la reválida

Se mantienen los criterios de calificación para la reválida de Bachillerato, que se podrá aprobar con un cuatro y la media para obtener la calificación final se calculará como hasta ahora, ponderando un 40% el resultado de la evaluación final y un 60% la nota media del expediente académico del alumno en Bachillerato.

Asimismo, el texto indica que se reúnen los requisitos de acceso a la Universidad cuando el resultado es igual o superior a cinco puntos.

Las principales diferencias entre las nuevas evaluaciones y la Selectividad es que se emplearían cuatro días como máximo -cinco en las comunidades con lengua cooficial-, en lugar de tres -cuatro en autonomías con lengua cooficial-, y los alumnos se examinarían de contenidos de los dos cursos de Bachillerato, no sólo de segundo.

El texto señala para ambas reválidas que se realizaría una prueba por cada una de las materias objeto de evaluación en la etapa correspondiente, constando cada una de ellas de un número mínimo de dos preguntas y un máximo de 15.

El borrador indica que el tipo de preguntas podría ser tipo test de opción múltiple -una sola respuesta correcta inequívoca entre las opciones propuestas-; semiabiertas -respuesta correcta inequívoca y que exige construcción breve por parte del alumno; y abiertas -exigen construcción por parte del alumno y no tienen una sola respuesta inequívoca-.

Asignaturas de la reválida de 4º de la ESO

En cuanto a las materias, el borrador indica que los alumnos de ESO se examinarán de siete troncales generales (Geografía e Historia, Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas (aplicadas o académicas) y primera lengua extranjera) , dos materias troncales de opción y una específica a elección del alumno que no sea Educación Física, Religión o Valores.

La nota final constará en un 70% de la media de las calificaciones obtenidas en esa etapa y en un 30% la calificación en la evaluación final.

Además, cada examen durará 60 minutos con un descanso mínimo de 15 minutos entre ellas.

Materias de la reválida de Bachillerato

Los alumnos de Bachillerato se examinarán de ocho materias: cuatro troncales (Filosofía, Historia de España, Lengua Castellana y Literatura y primera lengua extranjera), una troncal general, dos de opción y una específica -excepto Educación Física y Valores-.

Cada examen durará 90 minutos con un descanso mínimo de 20 minutos.

Fechas de los exámenes

El borrador también señala que las pruebas de evaluación final de ESO correspondientes al curso 2016-17 en convocatoria única deberían finalizar antes del 24 de junio y los resultados deberán ser publicados antes del 15 de julio

Las de Bachillerato deberán celebrarse antes del 10 de junio y los resultados deberían publicarse antes del 24 de junio.

También habría una convocatoria extraordinaria anterior al 8 de julio cuyos resultados deben publicarse antes del 23 o, en el caso de hacerse en septiembre antes del 9 y cuyos resultados se publicarían antes del 23 de septiembre.


Leave a Reply

Your email address will not be published.