Educación inicia el diálogo con la comunidad educativa para conformar los criterios de aulas que se ofrecen para el curso que viene

16.01.14_MESA_DE_PADRES
image-300619
Educación plantea el borrador de instrucciones para el arreglo del curso 2016-2017 a los representantes de las familias, los sindicatos y los alumnos.

La novedad con respecto al arreglo escolar es que por primera vez en la historia educativa valenciana se propone hacer una planificación de aulas en todos los centros sostenidos con fondo públicos.

En las mesas de negociación también se han tratado los criterios de admisión de alumnado para el curso 2016-2017.

Educación ha convocado hoy las diferentes mesas para tratar de manera conjunta con los representantes de la comunidad educativa dos temas de especial interés: las instrucciones para el arreglo escolar y los criterios de admisión de alumnado para el curso 2016-2017.

Son las primeras mesas donde se trata la primera propuesta de borrador de instrucciones que hace Educación para el arreglo escolar del próximo curso. El secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, ha querido señalar que se trata de la primera puesta en común de instrucciones para enriquecerla entre todos los agentes implicados y contribuir así a la mejora de la calidad educativa valenciana.

La novedad con respecto al arreglo escolar es que por primera vez en la historia educativa valenciana se propone hacer una planificación de aulas en todos los centros sostenidos con fondo públicos. Es una cuestión de sentido común que las plazas disponibles se hagan en conjunto en los centros públicos y concertado. Todos los centros que pagamos con nuestros impuestos tendrán los mismos criterios, ha explicado el conseller Marzà y ha añadido: Queremos mejorar la calidad en todos los centros, sin diferencias, y que los niños y las niñas estén mejor atendidos. Por eso queremos mantener y aumentar las aulas actualmente ofrecidas, ya que aspiramos a bajar el número de alumnos por clase. El gobierno del Botánico piensa en mejorar la vida de los valencianos y las valencianas, justo lo contrario que el antiguo gobierno, que no hacía más que saturar las clases y suprimir maestros y profesores.

En relación a esta cuestión, tal como se especificó en los presupuestos de la Conselleria de Educación para 2016, para el próximo curso se han destinado 12 millones de euros para bajar las ratios de Infantil de 3 años a 25 alumnos; de 1º de ESO a 30 alumnos, y de 1º de Bachillerato a 35 alumnos. La reducción de ratios supondrá el incremento de la plantilla docente en más de 1.000 maestros y profesores y hay que recuperar y mantener unidades educativas.

En cuanto a los criterios de admisión de alumnado, es una cuestión que ha sido tratada en mesas anteriores y en las sesiones de hoy se cerrará la propuesta para tramitar el decreto correspondiente.

En este sentido, el conseller Vicent Marzà ha señalado que garantizamos la libertad de las familias de elegir el centro, porque se ha acabado que sean los centros los que eligen sus alumnos. Además, lo hacemos simplificando el proceso y, por ejemplo, en la escuela pública, cuando un niño se matricula en la escuela de Infantil y Primaria no hará falta que la familia vuelva a cumplimentar el papeleo y continuará su escolaridad en el centro de Secundaria que se le haya asignado.

Una de las novedades que contribuyen a la libertad de escoger el centro es que todas las opciones elegidas pueden puntuar, no solo puntuará la primera. De esta manera si un alumno no tiene plaza en la primera opción marcada, automáticamente su puntuación de admisión puntuará para solicitar plaza en la segunda opción, y así sucesivamente. Este hecho no existía, hasta ahora la baremación nada más servía para la primera elección de centro hecha.

Los criterios de admisión de alumnado propuestos son:

1. Existencia de hermanos o hermanas matriculados en el centro: 15 puntos

2. Padre, madre o tutores legales trabajadores del centro docente: 5 puntos

3. Proximidad del domicilio o del puesto de trabajo de alguno de sus padres, madres o tutores legales.

Alumnado con domicilio que se encuentre en el área de influencia del centro.10 puntos.

Alumnado con domicilio que se encuentre en las áreas limítrofes a la zona de influencia del centro: 5 puntos.

4. Renta per capita de la unidad familiar:2 puntos a las rentas familiares iguales o inferiores a dos veces el indicador público de renta a efectos múltiples (IPREM).

5. Condición legal de familia numerosa.

Numerosa general: 3 puntos

De categoría especial: 5 puntos.

6. Concurrencia de discapacidad en el alumnado, en sus padres o hermanos y hermanas.

4 puntos cuando exista discapacidad en el alumno o alumna, entre el 33% y el 65%.

Cuando sea superior al 65%, se asignarán 7 puntos.

7. Familia monoparental: 5 puntos

8. Expediente académico, solo en enseñanzas postobligatorias.

Objetivos del nuevo decreto de admisión de alumnado:

Damos vitalidad a nuestros barrios

Definir zonas escolares menos extensas y propiciar que las familias obtengan plaza en centros próximos a sus domicilios abre posibilidades de vertebración social a los barrios y mejora las condiciones de vida y la cotidianidad de las personas.

Planificamos la oferta de plazas de manera adecuada

Las familias no deberán cambiar de centro porque no haya plazas suficientes, ya que las plazas se ubicarán en lugares adecuados y con un número suficiente de plazas para atender la demanda. Eliminar el punto extra que daban los centros de manera discrecional hará que sean las familias las que eligen los centros y no que los centros elijan a las familias.

Aumentamos la sostenibilidad

Poder llevar a los hijos y a las hijas a centros de proximidad evita una gran cantidad de desplazamientos. Así damos apoyo a la conciliación y a las familias que no pueden asumir las gastos de transporte. El transporte y el comedor no pueden ser asumidos siempre por la administración educativa, de manera que reducimos también las desigualdades sociales. Disminuir el transporte también nos ahorra problemas ecológicos.

Apostamos por la participación de las familias

Escolarizar el alumnado en su barrio supone asegurar una mayor integración en su entorno cívico y social y una mayor participación de las familias en los centros. La libertad de las familias va más allá de escoger un centro educativo como si fuera un producto, la libertad también es que sus hijos e hijas puedan formarse como ciudadanos en centros del barrio y construir colectivamente el diseño y el proyecto educativo que desean.

Escuelas para todas y todos

Las familias con menos posibilidades económicas y el alumnado con necesidades especiales dejan de estar perjudicados. El modelo de la escuela se transforma en inclusivo e integra todo tipo de alumnado en todos los centros sostenidos con fondos públicos.

Tenemos en cuenta todos los tipo de familias

La diversidad de tipologías familiares es una realidad evidente que se debe tener en cuenta a la hora de desarrollar políticas públicas. Por ello, además de beneficiar las familias numerosas también se tendrán en cuenta las familias monoparentales de manera equiparada. De la misma manera se aumenta la puntuación al alumnado que ya tenga hermanos o hermanas en el centro, de esta manera se evitará que las familias queden divididas.
Para consultar esta información en el portal pulse aquí

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.