El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, prometió cambiar el “sistema quebrado” de Washington, en un discurso este sábado en el que reveló las medidas que tomaría en los primeros 100 días de su eventual gobierno.

“Vamos a sanear la ciénaga que es Washington” y colocar en su lugar “un nuevo gobierno, del pueblo para el pueblo y por el pueblo”, arengó el magnate en un mitín en la ciudad histórica de Gettysburg, Pensilvania,evocando el famoso discurso de Abraham Lincoln de 1863. “El cambio tiene que venir desde afuera de nuestro quebrado sistema”, dijo Trump ante cientos de seguidores.

“Nuestra campaña representa el tipo de cambio que solo llega una vez en la vida”, agregó el magnate en su discurso de 45 minutos, en el que, a diferencia de sus usuales improvisaciones, recurrió a notas.

Y presentó propuestas para los primeros 100 días de su gobierno si logra acceder a la Casa Blanca en las elecciones del 8 de noviembre: prometió crear “al menos 25 millones de empleos en una década”, contener la inmigración ilegal, imponer límites a los tiempos parlamentarios, renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por su sigla en inglés) y revocar la reforma de la salud promulgada por el presidente Barack Obama, entre otras cosas.

También dijo que cancelará “billones en pagos a los programas de la ONU para el cambio climático” y utilizará ese ahorro “para reparar la infraestructura ambiental y del agua”.

“No soy un político, y nunca quise serlo. Pero cuando vi los problemas en que nuestro país está inmerso, sentí que debía actuar”, afirmó el magnate.

“EEUU pagará el muro”

En su discurso, Donald Trump también reiteró que construirá “un muro” con México, que será financiado por EEUU y “reembolsado” por México, y que suspenderá la inmigración “desde regiones propensas al terrorismo”.

Trump afirmó que su “ley para poner fin a la inmigración ilegal” aportaría los fondos para financiar el muro “con el completo entendimiento” de que México “reembolsará” a Estados Unidos.

Hasta ahora, el candidato republicano había recalcado que sería su vecino del sur quien se haría cargo de la factura por la construcción del muro destinado a frenar el flujo migratorio.

También volvió a subrayar su polémica idea de prohibir “la inmigración desde regiones propensas al terrorismo”, aunque eludió ofrecer detalles de cómo aplicará esta propuesta.

Además, el magnate neoyorquino subrayó que “cancelará miles de millones en pagos a los programas de cambio climático de Naciones Unidas” y los utilizará para financiar proyectos domésticos.

La mayor parte de sus propuestas repetían anuncios realizados previamente, como su intención de “retirar” a EEUU del Tratado Comercial Transpacífico (TPP) y “renegociar” el Tratado de Libre Comercio de Norte América (TLCAN).

Criticó, asimismo, la excesiva carga de regulaciones, especialmente en materia climática, lanzada por el Gobierno del presidente Barack Obama, que consideró ahoga la iniciativa presidencial.

Por último, cargó contra su rival demócrata Hillary Clinton, a quien responsabilizó de defender políticas continuistas.

“No está compitiendo contra mí, está compitiendo contra el cambio y contra todos los ciudadanos estadounidenses”, indicó Trump.

La campaña electoral se encuentra en su recta final, con apenas 17 días antes de los comicios del 8 de noviembre, y el republicano buscar remontar el vuelo en las encuestas, en las que ha caído tras los escándalos que le han rodeado en las últimas semanas.