3600_Banner_TR_980x90

Detenido el “violador del ascensor” acusado se le imputan cuatro agresiones sexuales, dos de ellas consumadas

4066344AGENCIAS Agentes de la Policía Nacional han detenido en Segovia a Pedro Luis Gallego, el conocido como “violador del ascensor” y en libertad desde noviembre de 2013 en aplicación de la derogación de la doctrina Parot, acusado de cuatro agresiones sexuales en las inmediaciones del hospital madrileño de La Paz, han informado fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Los hechos delictivos fueron cometidos en los últimos meses en las inmediaciones del centro hospitalario de la Paz lo que creó una gran alarma social entre los ciudadanos llegando a denominar al autor como el “violador de la Paz”.

Se le imputan cuatro agresiones sexuales, dos de ellas consumadas y otras dos en grado de tentativa, ha informado a Efe la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Las cuatro víctimas rondan los veinte años y describieron a un hombre fuerte.

Fuentes de la investigación han detallado que el detenido apresaba de noche a sus víctimas a punta de pistola en la zona próximo al hospital madrileño de La Paz, las manitaba y tapaba los ojos para llevarlas en un coche hasta un piso de Segovia donde las violaba.

El detenido llevó a sus víctimas a Segovia

Actuó en al menos cuatro ocasiones entre diciembre de 2016 y abril de 2017, y ahora se investiga si cometió alguna agresión más, han añadido las fuentes que detallan a Efe el modus operandi del rebautizado como “violador de La Paz” -Pedro Luis Gallego- que está en dependencias policiales y pasará a disposición judicial este viernes.

En todos los casos abordaba de noche a las chicas en una zona trasera del hospital madrileño por la espalda y a punta de pistola. En dos ocasiones, consiguió amordazar a sus víctimas, taparles los ojos y maniatarlas con bridas para introducirlas a la fuerza en su coche.

Desde ahí emprendió rumbo hasta Segovia capital, a una hora de Madrid, donde las violó en un piso. Luego hacía el camino en sentido inverso y dejó a las jóvenes en las proximidades del lugar donde las había raptado.

Según las mismas fuentes, llevaba tiempo viviendo en Segovia donde tiene familia y una novia, que presenció el arresto en plena calle. No opuso resistencia y se mostró tranquilo en todo momento.

“El violador del ascensor” llevaba sin actuar, que se sepa, desde abril cuando pudo ver en las noticias que la Policía buscaba a un violador en las cercanías del hospital La Paz, concretamente por la parte posterior.

Violador en serie

Pedro Luis Gallego, de 59 años de edad, fue condenado a 273 años de prisión por el asesinato de la joven burgalesa Marta Obregón en enero de 1992 y la muerte de Leticia Lebrato, de 17 años, en julio de 1992, además de 18 agresiones sexuales y violaciones.

A los 19 años, en 1976, cometió su primera agresión pero no ingresó en prisión hasta el 20 de junio de 1979. Salió de la cárcel y volvió entrar en varias ocasiones tras reincidir en sus delitos hasta mediados de los años 90, cuando fue condenado y encarcelado por última vez.

Pedro Luis Gallego abandonó la cárcel de Alcalá-Meco el 14 de noviembre de 2013. Había pasado entre rejas 21 años de los 273 años de cárcel a los que había sido condenado.

Aprovechaba su profesión como mecánico de ascensores para acceder a los portales de sus víctimas. Su ‘modus operandi’ para consumar su agresión era el de esperar a que entraran en el portal de su vivienda para, al llegar al ascensor, sujetarlas e introducirlas en el habitáculo para forzarlas de modo muy cruel, según testificaron sus víctimas.

En 2012 la Sala de los Penal del Tribunal Supremo acordó que no saliera de la cárcel hasta el año 2022 gracias a la doctrina Parot, por lo que al reo no se le aplican los beneficios penitenciarios sobre el máximo de 30 años de cumplimiento de condena, sino sobre el conjunto de la pena global.

Sin embargo, Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) resolvió definitivamente en un recurso presentado por una condenada de ETA que la aplicación de la doctrina Parot con carácter retroactivo vulneraba los artículos 7 y 5.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, por lo que tanto el “violador del ascensor” como otros conocidos violadores en serie y decenas de terroristas.

Cuatro violadores reincidentes

La detención del “violador del ascensor” por cuatro agresiones sexuales en Madrid, se suma a los arrestos en los últimos años de otros tres violadores. Todos ellos fueron excarcelados a finales de 2013 tras la derogación de la doctrina Parot.

Los otros presos que cumpían condena por violación y que habían sido puestos en libertad son Félix Vidal Anido, “el violador del estilete”; Pablo García Ribado, “el violador del portal” y Antonio García Carbonell, por distintas agresiones sexuales en Cataluña.

Los cuatro disfrutaban de su libertad (salieron de prisión entre noviembre y diciembre de 2013) cuando reincidieron, una advertencia que lanzaron asociaciones de mujeres en su día sobre excarcelar “sin control” a este tipo de delincuentes que no aceptan someterse a ningún tratamiento específico en prisión y a los que se considera internos no rehabilitados.

De hecho, hasta el propio ministro del Interior entonces Jorge Fernández Díaz llegó a admitir que no se podía garantizar “al cien por cien” que los violadores excarcelados no reincidieran y que legalmente no se podía aplicar la libertad vigilada a estos criminales, aunque dijo que las fuerzas de seguridad estarían “atentas”.

Así, cuatro meses después de salir de la cárcel tras cumplir 35 años, Félix Vidal Anido, “el violador del estilete” era arrestado por la Policía en abril de 2014 por intentar agredir a una mujer en Lugo.

Meses después, en octubre de ese año la Guardia Civil detenía en Trijueque (Guadalajara) a Pablo García Ribado, de 45 años, conocido como ‘el violador del portal’, como presunto autor de varios delitos de abusos sexuales.

Condenado en 1996 a 1.721 años de prisión por 74 violaciones, fundamentalmente cometidas en Madrid, en el año que estuvo en libertad empleó una identidad falsa para trabajar como fisioterapeuta a domicilio en las localidades guadalajareñas de Torija y Trijueque. En estas visitas, según la Guardia Civil, presuntamente abusaba de sus clientas, por lo que se le imputaron varias agresiones sexuales.

La tercera detención de un reincidente beneficiado fue la de Antonio García Carbonell, arrestado en Sabadell (Barcelona), en enero de 2015, por su presunta vinculación con el crimen de una mujer de 75 años en Cabanes (Girona) en febrero de 2014. Había cumplido 18 de los 270 años de cárcel que había acumulado por diferentes condenas, muchas de ellas por agresión sexual.

Más tiempo ha tardado en reincidir Pedro Luis Gallego, el violador del ascensor, al que ahora la Policía atribuye cuatro agresiones sexuales cometidas en el entorno del hospital madrileño de La Paz.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.