Desmantelada una red que elaboraba y comercializaba sustancias prohibidas en el deporte

Valencia Noticias | Redacción.- Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han llevado a cabo de manera conjunta  la operación MAZINGER, en la que se  ha desmantelado en Madrid, Alicante, Murcia y Málaga una organización  criminal con conexiones internacionales, dedicada a la elaboración, falsificación  y distribución de medicamentos y sustancias prohibidas en el deporte.

Las investigaciones se iniciaron en principios de 2015.
image-311122

Las investigaciones se iniciaron en principios de 2015.

Durante la operación han sido detenidas 37 personas en las provincias de Málaga (12), Alicante (17) y Murcia (8). Asimismo se han efectuado 28 registros en domicilios, almacenes y locales comerciales de Málaga (12), Alicante (9) y Murcia (7), en los que se han intervenido gran cantidad de medicamentos prohibidos y sustancias diversas (esteroides, anabolizantes, hormonas, principios activos, excipientes, potenciadores sexuales, etc.), así como maquinaria y útiles para la fabricación de éstos.

Las investigaciones se iniciaron en principios de 2015 a raíz de dos hechos: tanto la recepción de una alerta internacional sobre la intervención en Lieja (Bélgica) de importantes partidas de medicamentos con destino a España, como la desarticulación en nuestro país de un grupo organizado al que se le incautaron 120 kilos de medicamentos. En los primeros momentos de la investigación se revelaron coincidencias investigativas entre la Guardia Civil y la Policía Nacional, formando a partir de ese momento un equipo conjunto de trabajo para el desarrollo de la operación.

De esta manera los investigadores fueron identificando varias células de la organización distribuidas por diversas provincias españolas, algunas de ellas con capacidad para la fabricación y envasado de estos medicamentos en laboratorios clandestinos, y otras dedicadas a la comercialización ilegal de este tipo de productos.

Células desmanteladas en Málaga

En Málaga han sido desmanteladas dos células de esta organización.  Una de ellas actuaba como pantalla para la  introducción de las sustancias desde el extranjero, de tal manera que la célula principal quedaba en exclusiva para la fabricación a gran escala de medicamentos y productos anabolizantes y enviarlos a grandes distribuidores.

Igualmente, la red contaba con varios de sus miembros en las direcciones de empresas comerciales, entre la que destacan una tienda de telefonía,  encargada  de gestionar  los pedidos de las sustancias prohibidas;  una franquicia de mensajería urgente, encargada de la distribución nacional e internacional de los productos y falsificación de los datos del remitente y destinatario, asegurando que los  envíos no fueran controlados por los Cuerpo de seguridad; una   inmobiliaria, facilitadora locales empleados para laboratorios clandestinos y para el almacenamiento de las sustancias; y,  varias empresas de nutrición deportiva, que participaban intensamente en las distintas actividades ilícitas de la organización.

Un licenciado en Química al frente del laboratorio

Otra célula de la organización estaba dedicada a la elaboración y distribución de anabolizantes en la región de Alicante y Murcia. Esta célula contaba entre sus miembros con un licenciado en Química, que era el encargado de producir en un laboratorio clandestino de Alicante sus propios medicamentos con los principios activos facilitados por la organización.

Desde el inicio de la operación, los investigadores detectaron varias importaciones desde China y Reino Unido consistentes en grandes cantidades de viales de vidrio, envases de plástico, tapones, pegatinas  y diverso cartonaje para el acondicionamiento de medicamentos; comprobando de la misma manera,  que desde China, Bulgaria y Portugal se importaban los  principios activos, excipientes y medicamentos ya elaborados, acrecentando las sospechas de que la red estaría elaborando determinados medicamentos y productos anabolizantes de forma artesanal y sin autorización administrativa ni control sanitario alguno. Una vez fabricados los medicamentos, estos eran distribuidos a través de  otros intermediarios, empleando normalmente envíos de paquetería.

Con el fin de eludir el control de los investigadores, los detenidos  empleaban importantes medidas de seguridad, entre las que destaca la utilización de servidores de correo electrónico encriptado, ubicados en el extranjero, aplicaciones de mensajería instantánea de alta seguridad, etc.

Por último, en la recopilación y canalización de beneficios, la red empleaba cuentas bancarias a nombre de personas extranjeras, realizándose la mayoría de las transacciones de manera electrónica y mediante la utilización de tarjetas.

Cabe destacar,  que a pesar de las extraordinarias medidas de seguridad que el líder de la organización tomaba en todo momento, nunca ocultaba el dibujo que se había tatuado en el cuello representando el logotipo de la marca de medicamentos que su organización fabricaba ilegalmente.

Material intervenido

Se han intervenido más de 70.000 dosis de sustancias medicamentosas: excitantes sexuales, anabolizantes, hormona de crecimiento, etc… (aproximadamente 40 tipos de medicamentos diferentes).

Este tipo comercialización ilegal, que incumple gravemente la normativa establecida por las autoridades sanitarias, supone un alto riesgo para la salud de los consumidores de este tipo de sustancias.


Leave a Reply

Your email address will not be published.