Desde principios de año se han revisado casi 4.000 palmeras, de las cuales 1.044 han sido puestas en tratamiento

Valencia Noticias | Redacción.- Desde principios del año en curso, los técnicos del Servicio Municipal de Medio Ambiente y los del Organismo Autónomo Municipal Parques y Jardines Singulares y Escuela Municipal de Jardinería y Paisaje han revisado un total de 4.380 palmeras de diferentes especies, de las que 1.044 han sido puestas en tratamiento por presentar afecciones, en la mayoría de los casos, infección por picudo rojo.

Pilar Soriano.
image-404102

Pilar Soriano.

La concejala de Medio Ambiente y responsable de Parques y Jardines, Pilar Soriano, ha dado a conocer hoy ante los medios de comunicación las actuaciones de inspección y control del arbolado urbano que el Ayuntamiento realiza de manera programada y continua para minimizar los daños a las especies y su afección en la vida cotidiana de la ciudad.

Tal como ha explicado Soriano, desde la Concejalía se determina la gestión y las directrices de actuaciones de la jardinería urbana, que se lleva a cabo de manera coordinada desde el Servicio Municipal de Parques y Jardines, y desde el Organismo Autónomo Municipal Parques y Jardines Singulares y Escuela Municipal de Jardinería y Paisaje, así como el mantenimiento de las zonas verdes, que desarrollan las contratas municipales.

El tratamiento en los casos de picudo rojo, como en el resto de enfermedades del arbolado, se ajusta a las medidas establecidas en el Real Decreto 1.31, de 14 de septiembre de 2012, de la Generalitat  Valenciana, que establece el marco de la actuación para un uso sostenible de los productos fitosanitarios. Ello implica, ha explicado la delegada, que el principal tratamiento son las técnicas alternativas, mediante métodos físicos (inspección) y tecnológicos, con el objetivo de reducir los riesgos que los productos fitosanitarios puedan tener en la salud humana y en el medio ambiente.

Así mismo, se promueve la recuperación de los insectos auxiliares, mientras que la utilización de los productos de síntesis (de laboratorio) autorizados, se reserva como último recurso. Es el caso de las actuaciones del control del picudo rojo en las palmeras.

En estos momentos, ha explicado Soriano, la gestión del picudo rojo se realiza mediante una programación preventiva anual para todas las palmeras urbanas (canarias y datileras) de más de 12 metros de altura. Se establecen 4 tratamientos al año, según la biología del insecto y la persistencia de los productos fitosanitarios. En estos momentos estamos en el segundo del año (que comenzó el 7 de julio y que durará un total de 7 semanas).

Todas las palmeras en las que se detecta infección reciben los 4 tratamientos. Si no resultan curadas, se procede a su tala. Desde principios de año, el total de palmeras taladas por esta causa (o por riesgo de caída) ha sido de 61.

En este contexto, la concejala se ha referido a la palmera caída días atrás en la Gran Vía del Marqués del Túria a la que, a pesar de haber sido correctamente revisada hacía apenas 13 días, no se le había detectado la infección por picudo que padecía. La razón es que el ejemplar presentaba una circunstancia poco habitual: excepcionalmente, la infección se había dado en la parte de la palmera próxima al suelo (al tener varias ramas), en vez de en la zona alta (donde se localizan las partes blandas) y donde se suele producir la infestación del picudo.

La delegada de Medio Ambiente ha recordado que desde los Servicios Municipales se realiza una revisión continua del arbolado urbano para detectar y actuar en el caso de que haya ejemplares enfermos o afectados por diversas circunstancias.


Leave a Reply

Your email address will not be published.