Describen por primera vez la comunidad de virus ARN en la Antártida

Los virus de ARN usan ácido ribonucleico (ARN) como material genético. Existen como mezclas complejas de genotipos diferentes pero relacionados, conocidas como quasiespecies. Su estructura genética ha sido estudiada en los virus que afectan a los animales y plantas pero las quasiespecies no se han descrito en virus ARN de muestras ambientales. Ahora, un  estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha conseguido describir por primera vez quasiespecies de virus de ARN en un ecosistema natural, concretamente en el lago Limnopolar de la Península Byers (Isla Livingston, en la Antártida). Se trata además de la primera descripción de virus ARN en la Antártida.

Los resultados, que son fruto de tres años de investigaciones y se han publicado como artículo destacado en la revista Molecular Ecology, indican que la diversidad de los virus de ARN es menor que la registrada en virus de ADN. En 2009, científicos del mismo grupo de investigación fueron los primeros en identificar la composición genética de los virus ADN presentes en los lagos de la Antártida. Estos estudios estimaron la presencia de cerca de 10.000 especies virales en el lago Limnopolar.

Describen por primera vez la comunidad de virus ARN en la Antártida
image-211838

“Solo hemos encontrado virus del orden Picornavirales y hemos identificado también algunos  virus dominantes  en  el  lago.  En algunos  casos,  hasta  el  70% de  los  virus encontrados se corresponden con una única especie, algo muy peculiar”, señala Antonio Alcamí, científico del CSIC en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (centro  mixto  del  CSIC  y  la  Universidad  Autónoma  de  Madrid)  y  responsable  del estudio. “Este virus dominante se ha mantenido abundante y estable genéticamente durante  tres  años,  lo  que  sugiere  que  ha  encontrado  un  genoma  optimizado  -la solución evolutiva casi perfecta- para dominar el ecosistema extremo de este lago”, explica.

Los lagos antárticos permanecen cubiertos de hielo durante la mayor parte del año y tienen muy poca influencia de animales. Sus ecosistemas son muy sencillos y están dominados por microorganismos que se han adaptado a las condiciones ambientales extremas. La península Byers es una de las pozas zonas de la Antártida que se descongela durante el verano. La transición de un lago cubierto de hielo en primavera a un lago abierto en verano da lugar a cambios notables en la comunidad viral.

Este deshielo ha permitido a los investigadores detectar un fenómeno que no se conocía  en  la  microbiología  ambiental:  los  virus  generan  más  variaciones  para adaptarse a un nuevo ambiente y competir con los virus que ya habitan este medio. Así ocurre con los virus que viven en los tapetes microbianos en la superficie de la cuenca. Estos tapetes son estructuras primitivas que se encuentran en la actualidad en ambientes extremos pero hace millones de años generaron la atmósfera de oxígeno de la Tierra. Cuando se produce el deshielo, los virus que habitan los tapetes son arrastrados al lago. Al encontrarse en un ambiente extraño sufren una mayor variación que podría ayudarles a competir con los virus dominantes en el lago.

Este proyecto ha sido financiado por el Programa Polar del Ministerio de Economía y Competitividad, y la expedición fue posible gracias al apoyo logístico de la Unidad de Tecnología Marina, del CSIC, y del buque de investigación oceanográfica Las Palmas de la Armada.

 

  1. López-Bueno, A.  Rastrojo,  R.  Peiró,  M-  Arenas  y  A.  Alcamí.  Ecological  connectivity  shapes quasispecies   structure   of   RNA   viruses   in    an    Antartic   lake.   Molecular   Ecology.   DOI:

10.1111/mec.13321.


Leave a Reply

Your email address will not be published.