Desarticulada una importante organización que introducía droga por mar en España con destino a Libia y Egipto  

Agentes de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y funcionarios de la Agencia Tributaria han desarrollado una operación policial conjunta, coordinada por el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CITCO) que ha permitido la desarticulación completa de una importante  organización criminal  dedicada a introducir grandes cantidades  de hachís tanto en España como en diversos países de Europa y en el norte de África, en concreto, en Libia.

La operación se inició hace seis meses en Melilla por parte de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Melilla, bajo tutela y dirección del Juzgado de Instrucción, Número 3 de Melilla, que esta semana ha levantado el secreto del sumario, mientras que la investigación de la rama de Málaga se inició en diciembre de 2015, bajo tutela y dirección del Juzgado de Instrucción, Número 3, de Málaga.

Fruto del análisis operativo de ambas investigaciones se obtuvieron indicios de la magnitud de esta organización, con células asentadas tanto en Melilla como en Málaga, Lorca (Murcia), Algeciras (Cádiz) y Alicante, donde contaban con ramificaciones que se encargaban de la gestión logística, adquisición y preparación de embarcaciones, almacenaje y distribución del estupefaciente del tipo hachís, tanto en España como en diversos países de Europa, principalmente Francia y Alemania.

Modus operandi  

Contaban con dos tipos de procedimientos, el primero en  dobles fondos de vehículos que traían de Europa a Melilla, habilitados con dobles fondos donde introducían la droga pasa pasarla bien por el puerto de Melilla y también con salida desde el puerto de Nador (Marruecos), con destino a los puertos de Motril, Málaga y Almería.

Para ello, buscaban perfiles de los ocupantes de esos “coches mulas”,  que desviasen la atención, utilizando a familias con niños pequeños y realizan análisis de las aprehensiones para utilizar en “los pases”, el puerto que más les convenía para su éxito. Una vez la droga en la península, la almacenaban en “guarderías” y desde allí, la distribuían por carretera tanto a diversos lugares de nuestro país como países europeos, en concreto a Francia y Alemania.

El segundo y más importante, era la adquisición de barcos nodrizas, para lo cual primero constituían una empresa pantalla, ponían a personas al frente, documentaban los barcos legalmente para no levantar sospechas y posteriormente realizaban modificaciones en los tanques de combustibles para poder hacerse a la mar en grandes travesías.

De esta forma se hacían a la mar y realizaban el transbordo de la droga desde embarcaciones menores a las nodrizas en aguas internacionales de Argelia, con grandes medidas de seguridad, de noche, y una vez cargadas, se dirigían con la droga a Libia y Egipto, destino final donde podían cuadruplicar el beneficio.

 

Fase de explotación en alta mar

 En  aguas internacionales, a unas 100 millas de la costa de Argelia, se han realizado dos abordajes por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, con apoyo del Servicio Aéreo de la GC y del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria. El primero sobre un velero de bandera alemana, que resultó falsa, de 14 metros de eslora, con puerto base en el Puerto Deportivo de Almerimar (Almería), donde se localizaron 950  kilos de hachís. El segundo sobre un yate, de bandera española, de 17 metros de eslora, con base en el puerto deportivo de Mazarrón (Murcia), donde se localizaron más de 4.000 kilos de hachís.

Identificados todos los miembros de la organización y los objetivos, se ha llevado de forma coordinada en dos fases distintas en las provincias de Melilla, Málaga, Murcia, Cádiz y Almería, con diversos registros domiciliarios, localizándose en Villa Nueva de la Concepción (Málaga), en una de “las guarderías”, más de 200 kilos de hachís almacenados para su posterior distribución, donde tomaban fuertes medidas de seguridad y contaban con armas para defenderse.

 

Balance final de la operación

 La investigación se ha desarrollado de forma conjunta por los Equipos de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA,s) de las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de las Comandancias de la Guardia Civil de Melilla, Málaga y Alicante,  por la UDYCO de Policía Nacional de la localidad de Lorca (Murcia) y Alicante,  y por  personal de  Agencia Tributaria de Alicante.

Dada la envergadura de la operación y el ámbito de actuación, se ha contado con la colaboración de los Servicios Marítimo y Aéreo de la Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria. Esta operación conjunta se ha saldado con la detención y puesta a disposición judicial de 25 personas, entre ellas los líderes de la organización asentados en Melilla, Málaga y Murcia,  la mayoría de ellos de nacionalidad española y marroquí, y la intervención de más de cinco toneladas y media de hachís, numerosos vehículos turismos, un velero, una embarcación de recreo y cinco embarcaciones neumáticas con sus motores, tres armas cortas municionadas, dos reales y otra ficticia, dinero en efectivo, teléfonos, ordenadores, y abundante documentación en estudio.


Leave a Reply

Your email address will not be published.