Declaraciones de Trump sobre Clinton y el derecho a portar armas crean una nueva polémica

descarga
image-412406
AGENCIAS El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, ha vuelto a desatar las críticas al afirmar este martes que los defensores del derecho a portar armas tienen en sus manos detener a su rival demócrata, Hillary Clinton. El comentario ha generado polémica al ser interpretado como un llamamiento a la violencia contra su adversaria a pesar de que el equipo del magnate ha matizado que se refería al “gran poder político” que tiene este grupo.

“Hillary quiere esencialmente abolir la Segunda Enmienda (de la Constitución, que defiende el derecho a portar armas). Por cierto, si consigue elegir jueces no va a haber nada que podamos hacer, aunque para la gente de (que defiende) la Segunda Enmienda quizá sí que hay algo (que pueden hacer). No lo sé”, ha afirmado el republicano en un mitin en Carolina del Norte.

Estas declaraciones han sido interpretadas como una alusión velada al uso de la violencia por parte de aquellos que tienen armas para parar a Clinton. El equipo de la candidata demócrata ha reaccionado inmediatamente, ha calificado las palabras de Trump como “peligrosas” y ha asegurado que “una persona que busca ser presidente de los Estados Unidos no puede sugerir violencia de ninguna manera”.

El equipo de Trump matiza y se defiende

Poco después, la campaña de Trump ha respondido en un comunicado y ha matizado las palabras del aspirante republicano. En un comunicado llamado “Sobre la prensa deshonesta”, se explica que el candidato republicano se refería en sus declaraciones al “increíble espiritú” de los defensores de la Segunda Enmienda y al “gran poder político” que tiene este grupo.

El exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, también ha salido en defensa del magnate y ha acusado a los medios de comunicación de sacar las palabras de contexto con el objetivo de “ayudar” a Clinton a ganar las elecciones del próximo noviembre. “La prensa está haciendo todo lo posible por destruir a Donald Trump”, ha sentenciado.

Esta no es la primera vez que Trump hace insinuaciones indirectas sobre sus rivales, que raramente rectifica y que apelan a sentimientos bien asentados en algunas de las facciones más conservadoras de las que se nutre el candidato republicano. Además, el magnate es conocido por suscitar numerosas polémicas con sus palabras. Tan solo hace unas semanas, desató una oleada de críticas al arremeter contra los padres inmigrantes y musulmanes de un soldado muerto en Irak.

Además de la campaña de Clinton, una de las primeras en reaccionar a las palabras del republicano ha sido Gabrielle Giffords,  la congresista demócrata que fue gravemente herida en un tiroteo en 2011. En Twitter, Gifford ha mostrado su claro rechazo a las declaraciones y ha pedido a los americanos que se trace una línea entre el discurso político y la sugestión de violencia.


Leave a Reply

Your email address will not be published.