Cultura incrementará el nivel de protección del yacimiento arqueológico Penya Negra

Cultura incrementará el nivel de protección del yacimiento arqueológico Penya Negra de Crevillent y reiniciará los trabajos de excavación en las Dunas de Guardamar

guardamar
image-320115
 La directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, ha anunciado que su departamento estudiará incrementar el nivel de protección del yacimiento arqueológico Penya Negra de Crevillent, y reiniciará los trabajos de excavación en el yacimiento de La Fonteta de Guardamar del Segura.

Amoraga ha realizado este anuncio durante su visita a ambos yacimientos arqueológicos en los que ha podido comprobar su estado de conservación y conocer de primera mano los trabajos que están previstos realizar en ellos.

El yacimiento de la Penya Negra está considerado uno de los más destacados asentamientos protohistóricos del sureste y el levante de la península Ibérica, identificado como la ciudad de Herna, la más occidental del reino de Tartesos.

Según ha explicado la directora general, “desde Cultura se pretende dar una mayor protección a este enclave, actualmente considerado área de vigilancia arqueológica, y contribuir a su puesta en valor, por lo que se estudiará declararlo Bien de Relevancia Local o Bien de Interés Cultural, en función de los resultados de las excavaciones que se están llevando a cabo”.

Asimismo, Carmen Amoraga ha destacado que su departamento, en colaboración con el Ayuntamiento de Crevillent y la Universitat d’Alacant “están realizando la excavación y consolidación de los sectores I y IX de la Penya Negra, que permitirá establecer un recorrido que posibilite la visita de los diversos elementos y sectores del yacimiento, recuperando gran parte de la ciudad de Herna”.

Este yacimiento fue objeto de excavaciones arqueológicas en las décadas de los 70 y los 90, lo que permitió identificar un destacado asentamiento ocupado desde el bronce final entre los siglos IX y VIII a. de Cristo, aunque alcanzó su máximo desarrollo durante los primeros siglos de la edad del hierro. Posteriormente, las actuaciones de excavación fueron retomadas en 2014 con un nuevo proyecto que incluía la musealización del conjunto arqueológico con la colaboración de la Conselleria de Cultura, el Ayuntamiento de Crevillent y la Universitat d’Alacant.

Por otro lado, cabe destacar que esta actuación arqueológica junto con las que la Conselleria está realizando en el Cabezo Redondo de Villena y en el Bou Ferrer de Villajoyosa constituyen los tres proyectos de la provincia de Alicante que se están desarrollando junto con la Universitat d’Alacant, que contarán este año por primera vez con una línea de ayudas específica de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte.

Yacimientos de las Dunas de Guardamar

En cuanto a los yacimientos de las Dunas de Guardamar, situados en Guardamar del Segura, la directora general ha anunciado que su departamento “comenzará este año los trabajos arqueológicos en los asentamientos fenicio e islámico de La Fonteta y La Rábita, que permitirán realizar una nueva documentación de los restos exhumados para su posterior consolidación y restauración”.

Las Dunas de Guardamar están consideradas como uno de los más destacados asentamientos protohistóricos e históricos del sudeste y el levante de la península Ibérica, con un desarrollo durante el periodo Orientalizante (Fenicio), y posteriormente, islámico (Ribat musulmán de los siglos IX-X).

El yacimiento fue objeto de excavaciones arqueológicas entre las décadas de los años 80 y 90, y en 2013, la Diputación Provincial de Alicante y el Ayuntamiento de Guardamar redactaron un Plan Director del yacimiento, que posteriormente ha servido para planificar posteriores actuaciones por la Dirección General de Cultura y Patrimonio.

Regulación del uso de detectores de metales

Durante su visita a Crevillent, la directora general se ha referido a la nueva regulación realizada por su departamento sobre el uso de detectores de metales y otros instrumentos de análoga naturaleza que permitan localizar restos arqueológicos o paleontológicos, y que contempla que el uso de estas herramientas deberá ser autorizado por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte.

Según ha señalado la directora, se trata de preservar cualquier pieza de valor propio del patrimonio arqueológico, de modo que no puedan ser robados o expoliados de los propios yacimientos, como ha sucedido recientemente en la Penya Negra, donde se han detenido a varias personas utilizando detectores de metales.

La nueva regulación al respecto considera que los objetos y restos de materiales hallados mediante el uso de estos dispositivos en ningún supuesto se entenderán hallados por azar y, del mismo modo, establecen las infracciones en las que incurrirán quienes incumplan esta normativa, y hace referencia al régimen sancionador.


Leave a Reply

Your email address will not be published.