¿Cuántos roedores mueren atropellados?

 Cuando circulamos por la carretera, a menudo observamos gatos, perros, zorros, ardillas, erizos y otros animales muertos por atropello, ¿pero qué pasa con todos los pequeños roedores que no alcanzamos a ver bajo las ruedas de nuestros vehículos? Un equipo de científicos demuestra que el número de ratones de campo que mueren aplastados asciende a 200 individuos por kilómetro y año, una parte considerable de ellos en verano.

Los pequeños mamíferos, como los ratones de campo, utilizan los bordes de la carretera como refugio, más que el paisaje que estos atraviesan. Los taludes y terraplenes amplios de las autopistas facilitan así el asentamiento de poblaciones densas de roedores. Pero, más allá del cobijo de las cunetas, el asfalto se convierte en una trampa mortal para miles de individuos.

Más allá del cobijo de las cunetas, el asfalto se convierte en una trampa mortal para miles de roedores

Hasta ahora se desconocía el número exacto de ratones que mueren atropellados, por eso, investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) junto al Servicio de I+D de la empresa de construcción española OHL, han realizado una estimación precisa para tratar de resolver el misterio.

“La tasa de mortalidad es de unos 200 individuos por kilómetro al año, una cifra bastante más alta que las publicadas anteriormente”, apunta a Sinc Juan E. Malo, miembro del grupo de Investigación de Ecología y Gestión de Ecosistemas Terrestres del departamento de Ecología de la UAM e coautor del estudio que se publica en Ecological Research.

Para llegar a este cálculo, los investigadores revisaron a pie cuatro kilómetros de la AP-51 a su paso por Ávila durante un año. Para ello detuvieron incluso la circulación gracias a la participación de la empresa concesionaria en el consorcio del proyecto. Durante este periodo pudieron hacer experimentos precisos de persistencia de cadáveres sobre el asfalto.

A diferencia de otros estudios que realizaron recuentos de animales de modo conjunto con otras especies de mucho mayor tamaño –con cadáveres más fáciles de detectar y más persistentes en la carretera–, los científicos proponen ahora un método de monitorización mucho más preciso (aunque más complejo y más caro).

“Los protocolos utilizados pueden ser un ejemplo a seguir en casos en que deba monitorizarse la mortalidad de animales de pequeño tamaño, como por ejemplo en caso de especies protegidas en tramos atravesados por infraestructuras”, señala Malo.

Los investigadores revisaron a pie cuatro kilómetros de la AP-51 a su paso por Ávila durante un año. Para ello detuvieron incluso la circulación. / TEG-UAM

En verano aumentan los atropellos

Según el trabajo, la cifra de atropellos de ratones de campo aumenta en verano, y alcanza dicha cifra en la autopista analizada pese a que solo circulan unos 8.100 vehículos al día por ella, “un número relativamente bajo para una autopista”, añade el experto.

Los atropellos ponen en peligro a otras especies de mayor tamaño que se aproximan a la carretera a alimentarse de los cadáveres

El mayor número de atropellos de ratones en verano se debe a que en esa estación “los animales se mueven más, aprovechando los meses cálidos y secos para adentrarse en lugares fuera de su territorio vital habitual”, apunta el investigador.

Los científicos abordaron la cuestión de si los bordes de carretera ejercen de trampas ecológicas para las poblaciones de pequeños roedores: “En tal caso, las especies se aproximarían a la carretera atraídas por la presencia de un hábitat de apariencia favorable, pero la mortalidad asociada al atropello acabaría generando una pérdida superior al beneficio obtenido”, explica Malo quien añade que no es el caso de los ratones.

A pesar del alto número de atropellos de ratones, “las poblaciones no parecen verse comprometidas”, indica el trabajo. Sin embargo, el estudio de estas especies resulta clave por la actividad que desempeñan en el ecosistema.

Al ser presas de un gran número de depredadores, sus atropellos ponen en peligro a estas otras especies de mayor tamaño que se aproximan a la carretera a alimentarse de los cadáveres de los ratones y “a su vez sufren riesgo de atropello”, concluye Malo.

Referencia bibliográfica:

Ruiz-Capillas, Pablo; Mata, Cristina; Malo, Juan E. “How many rodents die on the road? Biological and methodological implications from a small mammals’ roadkill assessment on a Spanish motorway” Ecological Research 30(3): 417-427 DOI: 10.1007/s11284-014-1235-1 Mayo de 2015

El estudio está enmarcado en un macroproyecto de I+D+i desarrollado por 16 Empresas y 15 Organismos Públicos de Investigación con financiación del Programa CENIT.


Leave a Reply

Your email address will not be published.