El salario del presidente de los Estados Unidos es fijado por ley del Congreso y fue modificado apenas cinco veces desde la Independencia en 1776 hasta hoy. La última modificación fue realizada en 1999 y entró en efecto en 2001.

En ese momento, hace 15 años, el salario anual del presidente se duplicó, al saltar de los 200 mil a los 400 mil dólares. Además, de acuerdo con la misma ley, el ocupante de la Casa Blanca recibe otros USD 50 mil de viáticos, USD 100 mil para viajes y USD 19 mil para entretenimiento. Eso es lo que les corresponderá a partir de enero próximo a Hillary Clinton o Donald Trump.

Mientras que, de acuerdo con el acta de ex presidentes de 1958, los mandatarios que dejan su cargo reciben una pensión de por vida equivalente al salario de la categoría 1 del Poder Ejecutivo. En este momento, son USD 205.700 al año. Eso es lo que perciben hoy los cuatro ex presidentes vivos: Jimmy Carter, George H. W. Bush, Bill Clinton y George W. Bush.

Por último, las viudas de los ex presidentes reciben una pensión simbólica de USD 20 mil al año.