Cuál es el posible escenario ante el triunfo del “No” en Grecia

El rechazo a las condiciones de los acreedores para pagar la deuda ganó sobre el “Sí”, que defendía la UE

0012947419
image-201818

¿Que pasará en Grecia después del referéndum de este domingo? ¿Cómo van a reaccionar sus socios y los acreedores? ¿Habrá un cambio de gobierno, se mantendrá el statu quo? ¿Se retomarán las negociaciones o se producirá una salida de la zona euro?

Para muchos observadores, una victoria del “No” daría lugar a “un salto hacia lo desconocido”, que implicaría además una tormenta financiera para Grecia, cuya magnitud dependerá de los socios europeos. “Si gana el ‘No’, la situación será más complicada“, estima Olivier Passet.

“Tsipras se verá fortalecido. Pero a nivel del Eurogrupo, la cosa va a ser extremadamente difícil de gestionar”, agregó el economista. ¿Van a aceptar los socios de Atenas retomar las negociaciones? Jean-Claude Juncker parece haber descartado esta opción, equiparando la opción “no”, con un no a Europa.

Alexis Tsipras, por su parte, se mostró confiado que un resultado de este tipo podría ejercer “una fuerte presión” para obtener un “mejor acuerdo”. En la hipótesis de una ruptura total, el BCE difícilmente podría seguir asistiendo a los bancos griegos. Estos últimos se verían abocados a la quiebra.

“SI GANA EL “NO”, LA SITUACIÓN SERÁ MÁS COMPLICADA”

El gobierno podría crear liquidez con una moneda paralela, un mecanismo que en inglés se conoce como “IoU” (del inglés I owe you, “le debo”). Una vez que esta forma de reconocimiento de deuda esté en circulación, esta podría usarse en el sector privado.

Pero estos títulos provisionales podrían perder su valor rápidamente y el país podría caer en unainflación galopante, los ahorradores podrían perder sus tenencias y Grecia, fuera de la zona euro, caería en el caos.

Para Vivien Pertusot, investigadora del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (Ifri), es poco probable que los países europeos no reaccionen, debido a los riesgos políticos y económicos que pesarían sobre la zona euro.

En este caso se abriría otra vía, en la que Atenas y sus acreedores buscarían el acuerdo. “Haya un sí o un no, el acuerdo está a la vista”, dijo el viernes Varoufakis.

“Los europeos van a tener que ponerse de acuerdo para ver si aceptan negociar, lo cual no va a ser simple”, advierte Pertusot. Una situación de incertidumbre que podría perpetuar la zona de turbulencias por la que pasa Grecia.


Leave a Reply

Your email address will not be published.