Copiaron trucos de Hollywood para robar en Las Vegas

Como la banda de George Clooney en la película “Ocean’s eleven”, hackers engañaron a las cámaras de seguridad de un casino y abrieron cajas fuertes

Eric Van Albert y Zach Banks, dos investigadores informáticos, hicieron en la vida real lo que Hollywood ha conseguido hacer en la pantalla grandes varias veces: desviaron el flujo de las imágenes de video de las cámaras de seguridad para insertar en su lugar sus propias imágenes y así engañar a los guardias.

0013143883
image-211216

De esta forma les hicieron creer que todo era normal en un casino de Las Vegas, Nevada.

En las películas, es en ese momento cuando los ladrones aprovechan para hacerse con el botín y escapar.

“Pusimos nuestro dispositivo en marcha siendo lo más fieles posible a lo que hacen en los filmes”, declaró Eric Van Albert, en Def Con, una de las congregaciones más prestigiosas de hackers que se celebra actualmente en Las Vegas. “Queríamos ver hasta qué punto el ataque era factible”, añadió el experto informático.

Gastaron u$s500 en fabricar una herramienta que permitiera penetrar el cable que une las cámaras con las televisiones de seguridad, y el flujo de imágenes pasó entonces a un software que emite imágenes inofensivas.

Lo más difícil, además del hecho de que en la vida real las cajas fuertes no están solamente protegidas por cámaras, sino por otros mecanismos, fue acceder al cable.

Estos investigadores podrían asociarse con otros dos técnicos: Daniel Petro y Oscar Salazar, de Bishop Fox, una empresa de seguridad informática, que consiguieron abrir una caja fuerte con una llave USB.

La caja en cuestión no era una caja de metal simple, sino que estaba equipada para contar los billetes y acreditar las cuentas de los depositarios por internet.

Los dos hombres dijeron que habían elegido la llave USB porque les permitía usar un ordenador más poderoso para abrir la caja si bien, como indicó Daniel Petro, luego hace falta acceder físicamente a la caja para retirar el dinero.

Para evitar un guión estilo Hollywood, los dos hombres advirtieron de esta vulnerabilidad a la compañía que fabrica dichas cajas fuertes, que encontró un mecanismo de reparación.


Leave a Reply

Your email address will not be published.