Contar calorías, para algunos médicos, es un método sin sentido (Shutterstock)

Sentarse a comer es sinónimo de disfrutar el plato que se tiene enfrente. Durante el arduo plan para bajar de peso, encontrar el placer en las comidas es uno de los factores más importantes para que la alimentación no resulte tediosa. En ella, el conteo de calorías puede ser una buena decisión. Para otros, nada favorable.

En los últimos años, diversos médicos y nutricionistas recomendaron esa práctica como un auspicioso método para comenzar una dieta. Sin embargo, esta tarea puede generar un efecto contraproducente.

Calcularlas resulta difícil. Ni la ciencia ha encontrado -hasta el momento- un método eficaz y simple para contabilizarlas. Por eso, cuando los especialistas aconsejan que estemos pendientes de cuántas calorías consumimos en lugar de tener en cuenta la calidad nutricional de lo que llevamos a la boca. Comer no puede ni debe convertirse en un ejercicio matemático“, explicó la doctora Mónica Katz.

Los especialistas en nutrición de la Universidad de Harvard aseguraron que correr durante media hora a un ritmo moderado (1 kilómetro cada 7,5 minutos) quema alrededor de 300 calorías.

En la vereda de enfrente, otros especialistas explican que, además de consumir alimentos que se disfruten, hay que conocer cuáles son sus aportes. Que sean naturales, saludables y nutritivos es fundamental; pero interiorizarse en su aporte calórico, aún más.