Condenadas cinco personas por agredir a varios policías durante la protesta ante les Corts en 2011

Valencia Noticias | Redacción.- El Juzgado de lo Penal número 6 de Valencia ha condenado a cinco personas por agredir a varios policías nacionales en el curso de una protesta ante Les Corts el día de su constitución tras las elecciones autonómicas de mayo de 2011. La magistrada les impone penas que oscilan entre los 13 y 23 meses de cárcel por atentado a la autoridad, lesiones y resistencia.

Los hechos tuvieron lugar el 9 de junio de ese año. Los acusados insultaron, escupieron y propinaron patadas y puñetazos a los agentes, a quienes tendrán que indemnizar por lesiones y secuelas.

tribunal-superior-de-justicia-valencia

El tribunal considera hechos probados que sobre las 13,00 horas del día 9 de junio de 2011, los cinco acusados se encontraban en la calle Muro de Santa Ana de Valencia, formando parte de un nutrido grupo de personas que se habían concentrado en las inmediaciones del Palau de Les Corts con motivo de la constitución de las mismas, como consecuencia de las elecciones autonómicas celebradas en el mes de mayo anterior.

El motivo de la concentración era mostrar por parte de los congregados su malestar hacia los diputados elegidos por la situación económica, social y política existente. Dicha concentración, que en un principio se había desarrollado sin incidentes reseñables, más allá de los gritos críticos hacia los responsables políticos amparados por la libertad de expresión, fue adquiriendo un clima más tenso en el que se produjeron algunas escaramuzas que acabaron con algún concentrado en el suelo y con necesidad de asistencia médica.

Considera probado el tribunal que, en un momento dado, los manifestantes empezaron a increpar a los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que se encontraban prestado servicio debidamente uniformados, y como quiera que el primero de los acusados estaba insultando a un agente que le advirtió depusiera su actitud o se vería obligado a identificarlo para proponer sanción, éste continuó con su actitud, razón por la cual el agente procedió a su identificación. En ese momento, el segundo de los acusados intervino oponiéndose a la actuación policial, propinándole un puñetazo en la boca al funcionario del Cuerpo Nacional de Policía en cuestión.

Los agentes procedieron a la detención del referido acusado, oponiéndose a la detención el primero y otra mujer joven, propinándole el primero de ellos una patada en la espalda a otro de los agente de Policía Nacional.

No contento con ello, el segundo acusado -que previamente había pegado un puñetazo al Policía- se ocultó entre la masa de gente y comenzó a lanzar objetos contra otro agente de Policía hasta que consiguieron darle alcance y proceder a su detención, y en el transcurso de la misma le propinó otra patada en la espalda al Policía al que le había lanzado los objetos, y una patada en el tobillo izquierdo a otro agente al que le provocó un esguince del que tardó en curar 40 días.

Posteriormente,  y cuando el Inspector- Jefe estaba pidiendo a los presentes que se calmaran, que sólo iban a proceder a la identificación de los detenidos, la tercera acusada escupió a este último en la boca, y le propinó una patada en la parte lateral de la pierna a la altura de la rodilla derecha, causándole lesiones consistentes en una gonalgia en la rodilla derecha, esguince del ligamento del tobillo derecho y segundo dedo del pie derecho.

Entró entonces en liza el cuarto acusado, que intervino para ‘auxiliar’ a la acusada Bibiana, oponiéndose a la actuación policial lanzando unas tijeras a otro agente, al que ocasionó una herida incisa en el mentón y tendinitis del extensor del primer dedo de la mano izquierda.

El quinto encausado intervino para auxiliar a los otros acusados, por lo que se procedió a su detención, a lo que igualmente se opuso de manera agresiva y violenta, desplegando toda la fuerza posible, forcejeando con los Policías hasta conseguir que uno de ellos cayera al suelo, acudiendo otro agente a ayudar a su compañero, forcejeando con el acusado, que siguió mostrando resistencia, hasta que lograron esposarlo y reducirlo.


Leave a Reply

Your email address will not be published.