Compromís quiere un “gobierno a la valenciana” con PSOE y Podemos

Sánchez cree que la negociación para lograr su investidura “empieza bien” tras reunirse con Compromís e IU

AGENCIAS “La sensación que yo me llevo es que esto empieza bien”. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha pronunciado así tras arrancar este miércoles por la tarde su ronda de contactos en busca de apoyos para ser investido presidente del Gobierno con Compromís, IU, Coalición Canaria y Nueva Canarias.

Sánchez ha comenzado así las negociaciones que calcula que le llevarán un mes y ha demandado al Partido Popular y Podemos -que querían que el debate de investidura se celebrara el día 16 de febrero- que no le “pongan fecha” cuando ha sido él el que ha “desbloqueado la situación” después de que Mariano Rajoy haya rechazado presentarse y cuando es él el que se está “reuniendo” con todas las fuerzas. No obstante, ha señalado que “intentará formar gobierno cuanto antes”.

El líder socialista ha señalado, en rueda de prensa, que en estos primeros encuentros ha constatado que la “mayoría de los grupos” cree que están ante una “enorme oportunidad” para “poner fin a cuatro años de gobierno del PP” y que se ha abierto “una etapa para un gobierno progresista y reformista”.

En este sentido, el diputado de Compromís Joan Baldoví ha señalado que pondrán “todo lo que esté” a su favor para que sea posible un “gobierno a la valenciana” -donde gobiernan con el PSOE y con el apoyo parlamentario de Podemos- y el portavoz de IU, Alberto Garzón, se ha mostrado también dispuesto a apoyar a Sánchez siempre que tenga en cuenta su propuesta social y económica.

El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, también le ha ofrecido su voto mientras que Ana Oramas, de Coalición Canaria, le ha advertido de que no apoyará un Ejecutivo en el que esté Podemos.

Sánchez llamará a Rajoy pero no le pedirá apoyo

Pedro Sánchez ha comenzado a reunirse con quienes cree que “pueden” apoyarle, excluyendo en un primer momento al PP, ERC y Democràcia i Llibertat, según informa Europa Press.

El secretario general del PSOE, que se reunirá este jueves con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el viernes con el de Podemos, Pablo Iglesias, ha explicado que la próxima semana llamará al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para reunirse con él por “respeto” a los siete millones de votantes del PP. Sin embargo, Sánchez ha asegurado que no se plantea pedirle su apoyo para la investidura, ni con un “sí” ni con una abstención.

El líder del PSOE, que solo excluirá de la ronda de negociaciones a Bildu, también tiene intención de reunirse con las formaciones catalanas independentistas de ERC y Democrácia i Llibertat la próxima semana. “Me sentaré con ellos para decirles que no a su proyecto” de separación de España.

Este miércoles, Sánchez se ha reunido en primer lugar con la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, que le ha trasladado que su respaldo no es “imprescindible” para su investidura y que el sentido de su voto lo decidirá “en su momento”. No obstante, ya le ha advertido que no apoyará un gobierno de “coalición” con Podemos ni uno que no tenga garantías de estabilidad.

Tras su reunión con la representante de CC, Sánchez ha recibido al portavoz de Nueva Canarias (NC), Pedro Quevedo, que le ha confirmado su apoyo para que presida un “Gobierno de progreso y de cambio”.

IU apoyará a Sánchez si tiene en cuenta su programa social

Sánchez se ha reunido también con el portavoz de IU en el Congreso, Alberto Garzón, y el líder del partido, Cayo Lara, que le han trasladado que los dos diputados de Unidad Popular apoyarán su investidura si da el giro de progreso al que se ha comprometido y tiene en cuenta su propuesta social y económica, basada en 16 medidas, informa Efe.

1454531502422El diputado de IU Alberto Garzón (d) junto a Cayo Lara (c) y Pedro Sánchez

Garzón ha recordado que tanto un acuerdo de investidura como un eventual pacto de gobierno será consultado a las bases. Lara ha recalcado que ahora solo están hablando de investidura, no de la formación de Gobierno, e incluso Garzón ha añadido que las negociaciones puramente dichas no empezarán hasta la próxima semana, una vez que IU escoja el sábado a los integrantes de su comisión negociadora.

Sea como sea, se han mostrado esperanzados en que haya un Ejecutivo de izquierdas que impida que siga gobernando el PP o que haya nuevas elecciones, porque, desde su punto de vista, si se repiten los comicios saldría reforzado el partido de Mariano Rajoy, informa Efe.

Compromís apuesta por un “gobierno a la valenciana”

Por su parte Joan Baldoví, diputado de Compromís, y la coportavoz de este partido, Mónica Oltra, han expuesto la experiencia de un Gobierno plural en la Generalitat valenciana para mostrarse convencidos de que es posible un ejecutivo de progreso en España.

En esta línea, Oltra ha pedido a Sánchez un pacto como el que sellaron el PSOE y Compromís en la Comunidad Valenciana, donde gobiernan juntos con el apoyo parlamentario de Podemos, y en el que, a su juicio, no tendría cabida Ciudadanos.

Compromís no cierra la puerta a formar parte de ese Ejecutivo “plural” y, en todo caso, ha dejado claro que primero hay que negociar “el qué y, después, el quién”, informa Europa Press.

1454531511123Pedro Sánchez (i) en su reunión con Baldoví (d) y Mónica Oltra

Sánchez pide “confianza” y “generosidad” ante sus parlamentarios

En una reunión celebrada por la mañana con los diputados, senadores y eurodiputados socialistas, Pedro Sánchez ha pedido “confianza” y “generosidad” en el camino para formar un Gobierno “de cambio” en España.

A sus parlamentarios les ha enumerado cuáles serán los principios rectores de sus políticas y les ha pedido “respeto” para dignificar al PSOE y la voluntad ciudadana si en el transcurso de este período de conversaciones ven “desplantes, arrogancia” o “planteamientos inasumibles”.

Ayer España respiró aliviada y se generó un ambiente de confianza e ilusión, debemos cumplir esa expectativa”, ha dicho el líder del PSOE en referencia a la encomienda del rey de intentar formar gobierno. “Tenemos que dejar atrás los vetos y empezar a hablar de lo que nos une, que es mucho”, ha dicho, en torno a la idea de “progreso y cambio”.

“El PSOE no quiere formar un gobierno como fin en sí mismo, sino como medio para resolver los problemas de los ciudadanos”, ha subrayado, ante un PP cuyas políticas “han ahondado en las brechas de la sociedad”.

Pedro Sánchez: "Ayer España respiró aliviada y se generó una corriente de esperanza e ilusión"01.05 min

Pedro Sánchez: “Ayer España respiró aliviada y se generó una corriente de esperanza e ilusión”

Hernando encabeza el equipo negociador

El PSOE ha presentado también el que será su equipo de negociación en las próximas conversaciones con el resto de partidos, propuesto por Sánchez y aprobado por la Permanente de la Ejecutiva socialista.

Lo encabezará el portavoz parlamentario, Antonio Hernando, y lo integran Rodolfo Ares como persona de confianza del secretario general y con amplia experiencia en negociaciones de pactos de legislatura y gobierno en Euskadi; José Enrique Serrano, miembro del grupo de constitucionalistas y del programa electoral; Meritxell Batet, coordinadora del programa electoral del PSOE; María Luisa Carcedo, responsable de política social, y Jordi Sevilla como portavoz económico.

Sánchez ha pedido a sus compañeros “confianza” para el proceso que afronta y ha asegurado que él trabajará con esa confianza, con “compromiso, dedicación y mucha energía e ilusión” para conseguir ese “cambio” que, ha dicho, necesita España.

Un mes para negociar

El presidente del Congreso, Patxi López, explicaba este martes que Sánchez se someterá al debate de investidura para intentar ser presidente del Gobierno dentro de “tres semanas o un mes”, tiempo que considera necesario para cerrar los acuerdos imprescindibles, una previsión que situaría el debate de investidura en la primera semana de marzo, en el pleno del martes 1 o el miércoles 2.

El eventual acuerdo de gobierno que obtuviera Sánchez deberá además recibir la aprobación de la militancia socialista, a la que se consultará sobre el contenido del pacto, así como del Comité Federal socialista, según prometió el propio Sánchez en la reunión de este órgano de dirección del partido el pasado día 30.

Una vez que se celebre la primera votación de investidura, empezaría a correr el plazo de dos meses que la Constitución establece para que se pueda elegir a un presidente del Gobierno. Si transcurrido ese plazo no sale investido ningún candidato, habrá que disolver las Cortes y convocar elecciones.

La fecha de convocatoria sería aproximadamente hacia el 2 de mayo -dos meses exactos desde la primera votación de investidura fallida-, lo que aplicando la normativa electoral llevaría la fecha de las elecciones al 26 de junio, 54 días después de la disolución de las Cortes.

Para añadir más presión a la cuenta atrás que empieza Sánchez, el PSOE tiene previsto celebrar su Congreso del 20 al 22 de mayo, para lo que celebrará primarias para elegir al secretario general el 8 de mayo, un puesto al que Pedro Sánchez aspira de nuevo y que aguarda la aparición de posibles aspirantes.


Leave a Reply

Your email address will not be published.