Compromís plantea a Renfe la gratuidad del billete entre Castellón y Valencia mientras duran las obras del tercer carril

IMG_6041x (1)
image-338516
Mulet: “la medida del 50% y los autobuses lanzadera son muy complejas desde el punto de vista técnico y generan nuevos inconvenientes”

Valencia, 10 de marzo de 2016

El senador Carles Mulet se ha reunido esta mañana con representantes de Renfe en Valencia para analizar la situación de constantes retrasos y mala calidad del servicio público como consecuencia de las obras del tercer hilo, que ha reducido de 80 a 38 el número de trenes.

La delegación de Compromís ha apostado como solución inmediata la gratuidad del billete mientras duran los trabajos de ejecución del tercer carril, que deberían haber terminado a finales del año pasado y para los que no se tiene una fecha de finalización. Carles Mulet ha analizado con el personal de Renfe las dificultades que conlleva la anunciada creación de una bonificación del 50% en el precio del billete, ya que ni las máquinas expendedoras ni el software permiten hacer esta discriminación temporal en las tarifas y se crea un conflicto con los transbordos entre líneas y zonas. La solución de los autobuses tampoco soluciona nada, ya que el tiempo para recorrer el tramo entre Castellón y Valencia sería superior a las 4 horas.

“Defendemos esta gratuidad, ya que no conlleva problemas técnicos, puede satisfacer más a los usuarios que un descuento por un mal servicio y tenemos ya como experiencia el billete a coste cero que funcionó con éxito en Cataluña mientras duraron las obras del AVE”, indicó el senador Mulet.

Los técnicos entienden que no debe haber ningún problema en establecer esta medida, pero que se trata de una decisión política “y por lo tanto vamos a proponerla desde el Senado al Gobierno”.

“Pensamos que ya deberían haber aprovechado las nuevas tecnologías para informar mejor a la gente de la situación que tendrán antes de subir al tren y, por respeto, no hacer pagar por un servicio precario”, agregó Mulet.

Por otro lado Compromís ha analizado que sería razonable plantearse trabajar únicamente de noche en tanto en cuanto ya se están incumpliendo los plazos y reducir así las molestias en horario diurno a los usuarios.

El representante de Compromís, acudió a la reunión muy preocupado por la congestión estructural que sufre el servicio y con muchas dudas sobre el tercer hilo “que se ha querido vender políticamente como la solución y la llegada de la alta velocidad, pero que pensamos que puede acabar perjudicando el servicio, aumentando los costes de mantenimiento y averías y colapsando más la infraestructura existente”, dijo Mulet.

Para Compromís la movilidad es fundamental y uno de los mayores problemas que sufre el País Valenciano, al carecer de líneas, conexiones, autovías e infraestructuras al nivel que nos merecemos. “En este sentido vemos con buenos ojos las inversiones que se puedan hacer, aunque no vemos clara la adopción de la medida del tercer carril, que no deja de ser un parche cuando por nuestra capacidad exportadora deberíamos disponer a estas alturas de una doble línea, con una para las personas y la otra para las mercancías, como se merece el Corredor Mediterráneo”, remarca Mulet.

Compromís ha hecho patente su malestar por el abandono del ferrocarril convencional, que mayoritariamente utilizan los ciudadanos para sus desplazamientos, por el cierre de las estaciones, que han quedado en un estado lamentable y por la supresión de personal y servicios de atención al viajero.

Los actuales retrasos e incremento en el precio de los billetes están centrifugando aún más a la población hacia el transporte privado o por carretera. De hecho, según las estimaciones de la coalición, el número de usuarios se ha reducido en un 20 por ciento mientras están durando las obras.

Dudas sobre el futuro

La situación que se vive en el entorno de Valencia amenaza con reproducirse hacia el norte, lo que afectará a las exportaciones de mercancías y retrasará convoyes con origen o final en Cataluña. Para Mulet, “una de las cosas que nos preocupa sobremanera es la posible supresión de trenes después del tercer carril, ya que sabemos que algunas de las afecciones graves que está causando podrían mantenerse en el futuro”.

Otra de las dudas sobre el tipo de trenes es saber si llegará un AVE real, a alta velocidad o modelos ya conocidos y habituales como los Euromed o Alvia, ya que el actual voltaje y la infraestructura no permite AVE que demanda 25.000 voltios. Por lo tanto nos tememos que los trenes que vayan por el tercer carril no podrán correr más, al contrario, ya que los cambiadores de hilo y nuevas señalizaciones pueden acabar ralentizando todos los trenes en circulación haciendo que trenes como el Euromed o Alvia vayan hasta todo más lentos que en la actualidad.

“Llegados a este punto no entendemos la demagogia que se ha hecho del tema. No nos gusta el modelo y creemos que la opción mejor es la de un único ancho en vez del tercer carril, por lo que lucharemos por mejores infraestructuras como siempre hemos hecho desde Compromís. El actual sistema en ejecución es una farsa concebida para las mercancías, no para las personas”, lamentó.

A la reunión, acudieron José Luis Gil Gómez, gerente de Servicio Público del Este, Enrique Cárdenas Fernández, Gerente del Núcleo de Valencia y Felipe Gil Giménez, Jefe de Producción.


Leave a Reply

Your email address will not be published.