Claves para pedir un préstamo personal

dineto
image-304173
Pedir un préstamo personal es una operación financiera a la que cualquiera de nosotros puede necesitar recurrir en algún momento dado, debido a que no contamos con la suficiente liquidez para hacer frente a un gasto especialmente elevado o cualquier imprevisto. Los casos más habituales son los referidos a la financiación de un vehículo, la compra de una vivienda o la realización de obras en la misma. Sin embargo, existen muchas alternativas posibles, tales como la renovación del mobiliario, el pago de estudios universitarios o de postgrado, la compra de equipamiento informático o incluso unas vacaciones.

Para averiguar cómodamente las distintas alternativas que existen actualmente en el mercado, te recomendamos que utilices herramientas online, como el comparador de préstamos de Busconómico, que te permite ver de un vistazo todas las posibilidades de créditos al consumo que ofrecen las entidades financieras en nuestro país.

Sea cual sea tu caso, conviene que tengas en cuenta las siguientes claves para pedir un préstamo personal, dado que te ayudarán a escoger con mejor criterio:

Vías para pedir un préstamo personal

Si bien la forma más habitual de solicitar un préstamo personal es personándose en la oficina de un banco, lo cierto es que hoy en día es posible llevar a cabo la mayor parte de los trámites (o su totalidad en algunos casos) cómodamente desde casa, y a través de Internet. Además, también es factible hacer las consultas básicas y concertar las condiciones iniciales mediante llamada telefónica.

La principal diferencia que subyace entre la alternativa presencial y la online es que, a través de Internet las cuantías a solicitar suelen ser más reducidas. No obstante, también lo suelen ser los intereses y comisiones a pagar. De manera que, si tus necesidades de capital no son especialmente elevadas, quizá valga la pena que consultes las alternativas online que ofrecen las diversas entidades bancarias. Después de todo, en algunos casos, ni si quiera exigen vincularse con el banco mediante la apertura de una cuenta.

¿Cómo comparar los distintos préstamos personales?

La TAE es el principal criterio de comparación

La información que cada entidad bancaria nos suministre contará con una gran variedad de datos, incluyendo condiciones, plazos, comisiones e intereses. No obstante, el criterio fundamental a la hora de comparar los préstamos personales será la TAE (Tasa Anual Equivalente), la cual resumirá el interés total que deberemos pagar al año sobre el capital adeudado, en el cual ya estarán computadas las comisiones y demás gastos.

Valora el periodo de amortización

Ten en cuenta que la TAE te ayuda a calcular el interés que has de pagar cada año por el dinero que debes al banco. Sin embargo, el plazo de amortización es el que determinará la cantidad total que acabarás pagando en forma de intereses una vez ya hayas devuelvo la totalidad del préstamo. Cuanto mayor sea el plazo de amortización, tu cuota mensual será más pequeña pero más intereses en total acabarás pagando.

Presta atención a los gastos no computados en la TAE

Ten en cuenta que hay gastos que no pueden ser computados en la TAE de un préstamo. Éstos son aquellos que:

  • Dependen de un determinado suceso, como las comisiones de amortización anticipada o cancelación.
  • Corresponden a productos complementarios que debemos contratar, o condiciones extras que debemos cumplir. Para cantidades elevadas puede ser necesaria la firma del contrato ante notario, con el pago de la minuta que esto supone. Además, en ocasiones es posible que se nos exija la contratación de algún tipo de seguro, siendo el más habitual el de protección de pagos. Finalmente, lo más habitual suele ser la apertura de una cuenta corriente en la entidad emisora del préstamo, si bien, por lo general, no suele implicar ningún gasto.

Un mayor número de garantías pueden generar mejores condiciones

En una gran cantidad de préstamos personales, se exige contar de una fuente de ingresos, tales como una nómina o pensión. De hecho, es frecuente que el banco ofrezca sistemáticamente un préstamo pre-concedido o, en su defecto, algún tipo de crédito a aquellos clientes que tienen domiciliada su nómina.

No obstante, en el caso de disponer de otras garantías que proporcionen una mayor seguridad al banco, es posible mejorar las condiciones en las que nos concedan el préstamo. Además de la contratación del ya mencionado seguro de pagos, es factible ofrecer otras garantías que no tienen porqué suponer un gasto extra para nosotros, tales como los avales personales o inmobiliarios.

Finalmente, el hecho de tener contratados otros productos con nuestra entidad bancaria habitual puede suponer algún tipo de beneficio y margen de negociación. Entre estos productos se cuentan los depósitos, fondos de inversión, cartera de valores, seguros de vida y vivienda, etc.

Justificar el gasto ayuda a la concesión

Aunque muchos préstamos personales se conceden ofreciendo libertad al cliente para disponer del efectivo como estime oportuno, lo cierto es que la justificación previa de los gastos puede ayudar, no sólo a que se nos conceda el préstamo, sino también a obtener condiciones más favorables. De hecho, existen préstamos personales diseñados específicamente para un determinado gasto. En esos casos, tanto los intereses como el resto de condiciones suelen resultar más competitivas que un préstamo personal genérico.

Acelera la concesión del préstamo

En algunas ocasiones, el tiempo durante el que se demora la concesión del préstamo resulta clave. Si quieres acelerar el proceso, éstos son los mejores consejos:

Acude a tu oficina habitual

Tu gestor personal ya está familiarizado con tu historial crediticio y tus finanzas, de forma que puede valorar más rápidamente la idoneidad de la concesión del préstamo, y acelerar el proceso.

Acude al banco con la documentación básica fundamental

Tanto para llevar a cabo el estudio de viabilidad, como para conceder finalmente el préstamo, se te exigirá una documentación básica. Si ya dispones de ella en el momento de realizar la consulta y solicitud del préstamo, podrás ganar un tiempo precioso y ahorrarte viajes a la sucursal del banco. Estos documentos son los siguientes:

  • Documento Nacional de Identidad: Será necesario presentar el original, del cual realizarán una copia. La concesión de préstamos personales a extranjeros puede requerir algunos trámites extraordinarios, según los casos. No obstante, siempre será necesaria la presentación del NIE o el pasaporte correspondiente.
  • Nº de cuenta corriente en el que se habrá de efectuar el pago.
  • Justificante de las últimas nóminas, pensión recibida o ingreso regular.
  • Historial laboral, el cual se utilizará para estudiar la viabilidad del préstamo.
  • Última declaración de la renta, para comprobar que estamos al corriente de nuestras obligaciones con Hacienda y complementar el estudio de viabilidad.
  • Documentación complementaria para autónomos: Los trabajadores por cuenta propia necesitan acreditar su alta de autónomos, así como la declaración anual del IVA y los pagos fraccionados del mismo y del IRPF.
  • Prueba de bienes y propiedades: En el caso de querer aportar avales se nos requerirá prueba de la propiedad.
  • Informar de otros préstamos o créditos que tengamos en vigor: La viabilidad del préstamo que vayamos a solicitar también estará supeditada al hecho de tener contraídas otras obligaciones crediticias, ya sea que con el banco al que acudimos o con otra entidad bancaria.

Ahora ya estás preparado para examinar las distintas opciones que hay en el mercado y pedir un préstamo en las mejores condiciones posibles.


Leave a Reply

Your email address will not be published.