Clausurada en Barcelona una asociación cannábica utilizada para el tráfico de drogas

2016-11-15_op_matujo_barcelona_04
image-434697
La Guardia Civil y la Guardia Urbana de Barcelona, en el marco de la operación MATUJO desarrollada desde el pasado mes de julio, han clausurado en la ciudad Condal una asociación cannábica utilizada para el tráfico de drogas. Se ha detenido a 5 integrantes del club y se ha investigado a otros 4 por la presunta comisión de delitos de tráfico de drogas y contra la salud pública.

La investigación se inició el verano pasado tras recibir diferentes denuncias e informaciones sobre supuestas actividades ilegales de una asociación cannábica constituida en 2013, con sede en el barrio del Raval.

Este club cannábico ya había sido precintado por las autoridades municipales en varias ocasiones por diversas irregularidades administrativas, precintos violentados sistemáticamente por los responsables del local para continuar con sus actividades.

Estas denuncias e informaciones propiciaron la constitución a finales de julio de un equipo conjunto de investigación formado por la Guardia Civil y la Guardia Urbana de Barcelona.

Los investigadores determinaron que algunos de los integrantes de esta Asociación, ciudadanos españoles y extranjeros residentes en Barcelona, podrían estar usando el local social para dedicarse al tráfico de estupefacientes, principalmente entre turistas, favoreciendo y promocionando su consumo.

 

Modus operandi

 

Varios captadores de la asociación, autodenominados “agentes verdes”, contactaban con viajeros extranjeros, principalmente por las Ramblas de Barcelona y sus alrededores y los acompañaban al local, sede del club.

 

Para poder acceder, sin que importara su edad,  les expedían el carnet de socio, previo pago de 20 euros, con la intención de que compraran las sustancias estupefacientes sin limitaciones durante su estancia en Barcelona, tanto para su consumo en el interior del local como fuera del mismo. No obstante ofrecían la apariencia, de cara al turista, de que esta práctica era legal.

 

En varias ocasiones los agentes intervinieron a estos turistas las sustancias adquiridas en la asociación cuando, una vez fuera del local, transitaban por la vía pública.

 

Esta conducta presuntamente delictiva ponía de manifiesto que la actividad de la asociación contradecía la sentencia de 24 de julio de 2014 del Tribunal Supremo en la que establecía como uno de los criterios necesarios para la existencia de autoconsumo que los consumidores: “fueran personas ciertas y determinadas, pues sólo así será posible evaluar su número y condiciones”.

 

También incumplía el manual de buenas prácticas emitido por la Federación de Asociaciones Cannábicas de Cataluña (FEDCAC), al vender la sustancia de forma inmediata, sin dejar pasar 14 ó 15 días para evitar el consumo turístico de esta sustancia.

 

Incitaban al consumo de marihuana mediante medios audiovisuales o musicales

 

En el local de la Asociación también se ofertaban bebidas alcohólicas y se incitaba al consumo de marihuana mediante medios audiovisuales o musicales, contraviniendo la normativa en la que se especifica que una asociación, con el objeto de consumo de tabaco o similares, no puede tener fines lucrativos ni ofertar otras actividades de ocio.

 

A mediados de agosto los agentes procedieron a la entrada y registro del local sede de la Asociación, interviniendo algunas cantidades de droga, documentación y procediendo a la detención de la persona que figuraba como Presidente de la misma. El local fue precintado administrativamente.

 

Pocos días después los investigadores advirtieron que miembros de la Asociación habían quebrantado el precinto y reanudado sus actividades ilícitas.

 

El Juzgado encargado del caso ordenó otra entrada y registro en el local de la Asociación, aprehendiéndose en esta ocasión nuevas sustancias estupefacientes como marihuana y hachís (THC*, CBD*, CBN*, THCV*) y golosinas susceptibles de contener droga en su composición.

 

Los agentes detuvieron en esta segunda actuación a 4 personas y procedieron a la investigación de otras 4.

 

A finales de septiembre el local fue clausurado y la Asociación suspendió cautelarmente las actividades por orden judicial.

 

Droga en la composición de las golosinas

 

La intervención de las golosinas con posible contenido de marihuana supuso su inmediata puesta a disposición del Instituto Nacional de Toxicología en Barcelona para determinar su composición.

 

Estos resultados se han conocido esta misma semana, confirmándose que las golosinas intervenidas presentaban entre sus compuestos  THC*.

 

La ingestión de estas gominolas conlleva un riesgo añadido dado que los efectos retardados de la sustancia estupefaciente no se advierten hasta la digestión de las golosinas, pudiendo producirse un exceso en su consumo con el consiguiente riesgo de sobredosis e intoxicación.

 

No menos alarmante resulta el hecho de que se trate de un artículo comestible típico y de gran atractivo para personas en edad infantil. La apariencia inocente de las golosinas intervenidas por los agentes, sin ninguna advertencia o indicación de la presencia de droga en su composición, dado que iban envueltas en plástico transparente individualizado sin ningún tipo de anagrama, marca o listado de componentes, hubiera podido inducir a una ingesta accidental con graves consecuencias.

 

Asociación cannábica clausurada

 

La Asociación, según la documentación analizada por los investigadores, la componían más de 16.000 socios de múltiples nacionalidades, en su mayoría turistas de paso por Barcelona, entre los que figuraban algunos menores de edad.  Durante los dos meses que han durado las investigaciones se acreditó la captación de más de 2.000 nuevos asociados.

 

La operación se ha saldado con el siguiente resultado:

 

  • Cinco detenidos (un español, un húngaro, un colombiano, un marroquí y un ciudadano de Costa de Marfil) y  cuatro investigados (dos nigerianos, un sueco y un italiano).
  • 24 actas de identificación/intervención de marihuana a turistas (socios).
  • 945 gramos en cogollos de marihuana, con un  valor de 29.962 euros.
  • 269 gramos de hachís, con un valor de 1.700 euros.
  • 212 dulces tipo “gominolas” conteniendo estupefaciente THC, arrojando un peso de 3164 gramos. Carecen de etiquetado ni indicación de su composición ni droga contenida
  • 74 cigarrillos liados; “porros” de marihuana.
  • 515 euros en efectivo.
  • 4 básculas utilizadas para el pesaje de las sustancias.
  • Cuantiosa documentación de interés para la investigación.

 

Las actuaciones conllevaron la instrucción de diligencias policiales y judiciales de las que entiende el Juzgado de Instrucción nº 31 de Barcelona.


Leave a Reply

Your email address will not be published.