Cinco lugares mágicos de la Tierra que parecen de otro planeta

Desde el Parque Nacional Yellowstone hasta las Cuevas de Waitomo las maravillas de la naturaleza que se asemejan a escenarios de ciencia ficción

0014476458
image-345899

Crédito: Shutterstock
El planeta Tierra ofrece algunas de las maravillas naturales más sorprendentes, algunas, incluso, ubicadas dentro de la misma Argentina. Sin embargo, algunos de los paisajes que se encuentran en distintos rincones del mundo son tan sorprendentes y mágicos que parecen salidos de una película de ciencia ficción, o de una historia que desborda de fantasía.
Los siguientes cinco lugares son algunos de los más impactantes que ofrece este planeta y los que cuando uno llega siente que bien podría haberse transportado a una galaxia muy muy lejana, lejos de este mundo. Parques nacionales y cuevas que parecen repletas de estrellas son tan sólo algunos de los paisajes maravillosos que hacen que los turistas que arriban quieran volver una y otra vez.

Lago Natron, en Tanzania

El Lago Natron de Tanzania es un espectáculo visual
Este lago salado es una de las maravillas naturales más impactantes del mundo. Está ubicado en el Gran Valle del Rift, en Tanzania, y su característico color rojizo es el resultado de la proliferación de las algas que allí crecen. De este reservorio, se extraen minerales como el magnesio y el sodio, y sus altas temperaturas hacen que los únicos habitantes de este cuerpo de agua sean los flamencos y algunos peces que se aclimataron a las duras condiciones.
Las aguas de este lago pueden llegar a alcanzar una temperatura de 60 grados, y esto, sumado a la sal que contiene y las cenizas volcánicas, fue la causa de que algunos animales que cayeron allí fueran petrificados, según un informe de la BBC, por lo que fue catalogado por algunos como “el lago de la muerte”.

Jökulsárlón, Parque Nacional Vatnajökull, en Islandia

El lago glaciar Jökulsárlón en Islandia
El lago glaciar Jökulsárlón, con sus increíbles vistas y su playa congelada, es considerado uno de los mayores atractivos del país. Además, el efecto visual es todavía más impactante debido a las arenas negras volcánicas.Tiene una profundidad de 200 metros, y es el segundo más profundo de Islandia. Llegar a este lugar es como transportarse a otro mundo.
En la página oficial de este lago, se explica que su formación fue reciente y que es el resultado de climas cada vez más cálidos, producto del calentamiento global. La superficie yace al mismo nivel del mar, por lo que cuando hay marea alta, el agua marina llega a entrar en el lago, en el que flotan icebergs que a veces producen que el glaciar se rompa.

El Valle de la Luna, en Chile

El Valle de la Luna en Chile
Un viaje al Valle de la Luna es como ir a Marte o a la Luna. Ubicado en el desierto de Atacama, la apariencia de este mágico lugar se logró gracias a años de erosión, que creó un ambiente árido pero realmente impactante. Es uno de los mayores atractivos turísticos de Chile, al que cada año acuden miles de personas, y fue declarado, en 1982, “Santuario de la naturaleza”.
Sus extrañas formaciones rocosas y las dunas del Valle de la Luna hacen, además, que este lugar sea ideal para la contemplación de las estrellas, una experiencia de otro planeta, que hace que miles de visitantes emprendan este viaje y pasen la noche aquí, esperando el amanecer, para apreciar los colores y las sombras que ofrece este lugar único.

Gran Fuente Prismática, Parque Nacional Yellowstone, Wyoming, Estados Unidos

La Gran Fuente Prismática de Yellowstone parece salida de la imaginación
El Parque Nacional de Yellowstone es el más antiguo del mundo y comprende paisajes alucinantes y una variada fauna. En su gran extensión, de 8.983 kilómetros cuadrados, se incluyen imponentes cañones, grandes lagos, ríos y cadenas montañosas.
Esta “fuente”, ubicada en uno de los parques nacionales más representativos de los Estados Unidos (Grand Prismatic Spring, en inglés), es la tercera mayor fuente de aguas termales del mundo. Gente de todos lados acude para maravillarse con los vibrantes colores y los arco iris que se generan a su alrededor, que crean un efecto sorprendente y paradisíaco.
Aunque parezca increíble, las luces que se ven en estas cuevas tan icónicas de Nueva Zelanda son millones de pequeños gusanos fluorescentes. Este bichito es, en realidad, la larva del insecto Arachnocampa luminosa, que brilla tanto que crea una especie de vía láctea dentro de las grutas. Parece salido de Avatar, pero es una más de las bellezas naturales que parecen inspiradas en un cuento de hadas.
Las cuevas y ríos subterráneos de Waitomo crean un laberinto sobrenatural que nace debajo de colinas verdes. Se hacen constantes tours tanto a pie como en bote. También se puede descender haciendo rapel o tirolesa, una de las actividades que más prefiere la gente joven que llega a esta región.

Leave a Reply

Your email address will not be published.