Científicos aseguran que la falla de San Andrés está “cargada y lista” para un gran terremoto

Cuestión de tiempo La falla de San Andrés (en inglés: San Andreas Fault) es una falla transformante continental que discurre por unos 1300 km a través del estado de California, en Estados Unidos. Forma el límite tectónico entre la placa Norteamericana y la placa del Pacífico y su desplazamiento relativo es horizontal dextral (direccional derecho). Esta falla es famosa por producir grandes y devastadores terremotos. El sistema está compuesto por numerosas fallas o segmentos. El sistema de fallas de San Andrés termina en el golfo de California.

El deslizamiento lateral medido en el sector central de la falla es de unos 25 mm/año, mientras que en otros, más alejados de la misma, llega a los 30 mm/año, lo que podría indicar una acumulación de deformación elástica en la zona de la falla.1

Se considera que la península de Baja California se formó por la actividad de esta falla. Este mismo proceso está moviendo a la ciudad de Los Ángeles en dirección hacia la bahía de San Francisco (ambas están en lados diferentes de la falla), acercándolas a una velocidad de unos 4,5 cm por año. Este movimiento es tan lento que no puede ser percibido a escala humana, pero ha ocasionado numerosos daños a obras de ingeniería como acueductos, carreteras y ranchos.

Debido al movimiento de la placa del Pacífico, que penetra por el golfo de California y hacia el norte de la falla de San Andrés, en los próximos 50 000 años la península de Baja California se desplazará hacia el norte, separándose de México y convirtiéndose en una isla. Se calcula que llegará frente a Alaska en unos 50 millones de años.

maxresdefault

Una gran catástrofe seria San Andrés, la película dirigida por Brad Peyton y protagonizada por Dwayne Johnson (también conocido como The Rock). Algunos conspiranoicos llevan mucho tiempo advirtiéndonos sobre el inminente “The Big One”, y como este arrasará la costa de California. Y claro está, hasta el momento no ha sucedido, solo hasta el momento. Desde que comenzó este convulso año, hemos sido testigos del potencial devastador de inusuales terremotos en todo el planeta. El 17 de enero de 2016 informaron que una boya de datos meteorológicos y oceanográficos registró como el nivel del agua cayó con fuerza, algo que nunca antes había ocurrido. Y a esto le debemos sumar como el pasado mes abril el supervolcán de Yellowstone mostró señales de una extraña actividad.

Sin embargo, la comunidad científica no se había atrevido a pronosticar cuando ocurrirá un gran terremoto en la falla de San Andrés, hasta ahora. Según un nuevo informe presentado en la Conferencia Sísmica Nacional que se está celebrando en Long Beach, la falla de San Andrés esta “cargada y lista para temblar”.

Cuestión de tiempo

Thomas Jordan, director del Centro Sísmico del Sur de California, dijo en el discurso inaugural de la Conferencia Sísmica Nacional que se está celebrando en Long Beach, que la falla de San Andrés está“cargada y lista para temblar”, por lo que un catastrófico terremoto podría sacudir Estados Unidos en cualquier momento. Jordan recordó en la conferencia que la falla de San Andrés es la más larga y más peligrosa de California. La última vez que se registró un gran movimiento sísmico fue en 1857. Un terremoto de magnitud 7,9 con epicentro cerca de Fort Tejon sacudió una zona de unos 300 kilómetros entre el Condado de Monterey y la Sierra de San Gabriel, al norte del condado de Los Ángeles.

Falla-de-San-Andres_mapaEl director del Centro Sísmico del Sur de California cree que la falla de San Andrés está mostrando una inusual tranquilidad, ya que se está preparando un gran terremoto. Otros científicos están de acuerdo con la predicción de Jordan, quienes advierten que cada 100 años la placa del Pacífico a lo largo de la placa Norteamericana deben aliviar el estrés acumulado. Sin embargo, algunas partes de la falla de San Andrés no se han movido en bastante tiempo, lo que lleva a los científicos a creer que “algo grande está por venir”.

En el Condado de San Bernardino, cerca del Puerto del Cajón, la falla no se ha movido en más de 200 años. Mientras tanto, aún más al sur, hacia el Lago Saltón, la tierra ha estado en silencio desde la década de 1680. Y Jordan está convencido de que el siguiente terremoto en la falla de San Andrés será de magnitud 8 o superior.

¿Estás preparado?

Un informe Geológico de Estados Unidos publicado en 2008 predijo que un terremoto de 7,8 en la escala de Richter a lo largo de la parte sur de la falla de San Andrés podría causar más de 1.800 muertos, 50.000 heridos y $ 200 mil millones en daños materiales. Además, los expertos indicaron que las consecuencias posteriores serían mucho peores que el terremoto, sobre todo en la red de alcantarillado. Un terremoto de esa magnitud sacudiría la tierra durante al menos dos minutos y se sentiría más en el Valle de Coachella, Inland Empire y Antelope Valley. Otras áreas como el Valle de San Gabriel y el Este de Los Ángeles también sentirían el impacto. Según una simulación por ordenador, Jordan predice que un terremoto de magnitud 7,8 cerca del Lago Saltón enviaría ondas sísmicas hacia Los Ángeles, afectando incluso a ciudades tan lejanas como San Diego.

El terremoto de 1857 California fue tan poderoso que el suelo llego a moverse con violencia y los árboles desparecieron debajo de tierra. Los relatos de testigos dicen que la sacudida duró entre uno y tres minutos. En ese momento, el área estaba menos poblada que ahora, por lo que el terremoto sólo se cobró dos vidas. Ahora habría una verdadera carnicería y los daños podrían ser mucho peores de lo esperado.

Como hemos podido comprobar, ya no son solo los conspiranoicos y los expertos en profecías bíblicaslos que advierten sobre la inminente catástrofe. Los científicos lo han confirmado: La falla de San Andrés está a punto de activarse. Y no solo los Estados Unidos serán victimas de tal catástrofe, todo el mundo sentirá sus consecuencias. Eso sí, la élite estará bien protegida en sus búnkeres de lujo equipados con la última tecnología, mientras que la población hace lo posible para sobrevivir a la hecatombe. Ahora ya solo es cuestión de tiempo, la cuenta atrás ha comenzado.

Estados Unidos se prepara para el “gran terremoto”

Tanto el mini tsunami en la costa de Washington como el informe publicado por Superstation95 desataron el pánico en Internet, donde muchas personas creen que estamos a las puertas de un evento que cambiará el mundo tal cual lo conocemos.

Y el New York Post se ha querido sumar a este pánico colectivo, y ha asegurado que los sismólogos están convencidos de que un gran terremoto y posterior tsunami podría llegar a nuestras vidas en cualquier momento, y lo peor de todo es que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ya se está preparando. Tanto las autoridades como los militares están elaborando un plan de emergencia para el inminente “Big One”.

Estos planes de contingencia demuestran que la catástrofe apocalíptica podría ocurrir en cualquier momento, y que la cifra de víctimas podría ascender hasta los 14.000 muertos, 30.000 heridos, con miles de personas sin hogar y con una economía gravemente dañada durante años, si no décadas. Pero la respuesta de FEMA sería inmediata, con un despliegue de personal civil y militar nunca visto antes. Aviones de carga, helicópteros y barcos, así como decenas de miles de soldados, servicios de emergencia, campos de confinamientos, policía, bomberos, ingenieros, personal médico y otros especialistas.

“La respuesta será mucho mayor al huracán Katrina o el huracán Sandy”, dijo el teniente coronel Clayton Braun de la Guardia Nacional de Estados Unidos en Washington.

Estados Unidos inminente Big One

El plan de emergencia ha sido denominado Cascadia Playbook, en honor a la falla con el mismo nombre que tiene una longitud de más de 1.100 kilómetros. Tanto FEMA como los militares, se han estado reuniendo para intentar disminuir la pérdida de vidas. Según los expertos de FEMA, el gran tsunami podría llegar a algunas zonas costeras en tan solo 15 minutos. Las principales carreteras y puentes serian destruidos y no permitirían el acceso a Portland, Olympia y Seattle, dejando a siete millones de personas incomunicadas.

“Nunca diría que estamos listos”, dijo Kenneth Murphy el administrador regional de FEMA. “Creemos que por lo menos 10.000 personas o más morirán por el tsunami si se trata de un terremoto de magnitud 8. Pero la cifra aumentará si es un terremoto de magnitud 9.”

El geólogo Chris Goldfinger lleva advirtiendo a las autoridades de la inminente catástrofe, después de pasar años recogiendo muestras en el fondo del océano. Y lo que descubrieron fue realmente inquietante, los grandes terremotos ocurren en un promedio de cada 240 años. El último gran terremoto de Cascadia fue hace 315 años. Por lo que el “Big One” ya tendría que haber ocurrido.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.