Las escenas caóticas se produjeron 10 minutos antes del final del partido entre la Juventus y el Real Madrid, al parecer provocados por los fuegos artificiales y las personas que pensaron que se trataba de un ataque con bombas. Eso fue suficiente para desencadenar una estampida y provocar centenares de personas con lesiones.

Los aficionados presenciaban la final en directo cuando varios petardos sembraron el pánico. La multitud pensó que podía tratarse de un atentado y se produjo una estampida que dejó varios heridos, según se aprecia en imágenes compartidas en redes La agencia de noticias italiana Ansa dijo que se trató de una falsa alarma.