En junio, seis paises árabes, encabezados por Arabia Saudita, acusaron a la dinastía qatarí de fomentar el terrorismo, rompieron relaciones diplomáticas e impulsaron sanciones y un bloqueo económico.

 Durante décadas, los campesinos qataríes utilizaron el territorio mucho más vasto de Arabia Saudita para criar sus camellos y ovejas. Pero una de las consecuencias de la crisis política fue la expulsión de tierras sauditas de ciudadanos qataríes junto a unos 15 mil camellos y 10 mil ovejas.