Cebrián: “La realidad social ha superado a la actual ley de protección animal y es necesaria una nueva”

AGRIC_Cebrian_Animales_de_compania
image-330621
“La sensibilidad social hacia la biodiversidad y el cuidado y atención a los animales domésticos son también indicadores del progreso social”, ha subrayado hoy en el pleno de Corts Valencianes Elena Cebrián, en respuesta a una interpelación del grupo Ciudadanos sobre el comercio ilegal de animales de compañía.

La consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural ha destacado que la valenciana fue una de las primeras comunidades autónomas en regular la protección de los animales de compañía con la Ley 4/1994. Esta “recogía el sentir social de aquellos momentos por los derechos de los animales, contra el maltrato y el abandono”, pero “muchas cosas han cambiado desde entonces” y aquella ley “ha quedado envejecida y superada por una nueva realidad social”.

Cebrián ha citado la encíclica Laudato Si del Papa francisco, para señalar que “la indiferencia o la crueldad ante los demás criaturas de este mundo siempre terminan trasladándose de algún modo al trato que damos a otros seres humanos”

Además, la consellera considera “necesaria una nueva ley que recoja los avances producidos en diversas legislaciones de la Unión Europea, e incluso en algunas comunidades autónomas”.

Aunque sin comprometer un calendario, Elena Cebrián ha anticipado algunas cuestiones que sería prioritario abordar en esa legislación renovada:

Garantizar los derechos de los animales domésticos, sean éstos de compañía, de renta, abasto o producción, exóticos, de experimentación o pertenecientes a la fauna silvestre en cautividad.

Adaptar las normas referidas al bienestar de los animales y el reconocimiento de que la responsabilidad de su bienestar, recae directamente en los propietarios y poseedores.

Insistir en la tenencia responsable de los animales. Responsabilidad que abarcaría desde el mantenimiento del animal según sus requerimientos fisiológicos y etológicos, hasta su consideración como ser vivo, que no puede ni debe ser abandonado. También implicar evitar su reproducción incontrolada y los perjuicios que pueden causar los animales en determinadas circunstancias.

La necesidad de observar una conducta responsable de todos aquellos que intervienen en la vida del animal, desde los criadores, vendedores, adiestradores, hasta los propietarios y poseedores.

Reconocer la importancia de la profesión veterinaria, que interviene en todas y cada una de las etapas de la vida del animal, como garante de la protección y bienestar de los animales.

La necesidad de mejorar la colaboración entre las Administraciones públicas competentes y las asociaciones para la defensa de los animales, reconociendo el importante el papel que tienen.

Una norma de rango legal de carácter innovador que promueva la educación y divulgación en esta materia, así como el voluntariado entre los ciudadanos para colaborar en las tareas de protección.


Leave a Reply

Your email address will not be published.