El rojo es el color labial más elegido entre las mujeres. Es sinónimo de femineidad, sensualidad y pasión

El color rojo como labial lleva varias décadas instalado en la rutina de belleza femenina. Maquilladoras, fashionistas, celebridades y estrellas de Hollywood lo utilizan como objeto fetiche.

Además de ser un accesorio que les va perfecto tanto a las mujeres de tez blanca como a las morenas, diferentes estudios demostraron que causa efectos positivos en la forma en la que las mujeres se perciben. El más reciente, llevado a cabo por Aliza Licht –una referente en imagen y social media en los EEUU–, investigó sus efectos en 460 mujeres que lucieron este color en los labios durante la jornada laboral.

El clásico rojo intenso del cual era fanática Marilyn Monroe es percibido por los hombres como un arma de seducción

El 78,8% de las encuestadas reveló que usarlo y verlo puesto era sinónimo de confianza

Pero, además, según un estudio de la Universidad de Manchester, los hombres pasan aproximadamente 7,3 segundos mirando a mujeres con labial rojo, 6,7 segundos a las que optan por los tonos rosa y  2,2 segundos a las que llevan los labios al natural.

La experta en maquillaje Bettina Frumboli, brindó cinco claves esenciales para lograr un look impactante.

Exfoliación previa: las especialistas recomendaron la aplicación casera de productos naturales para eliminar la capa de células muertas, con “emulsiones en base a cítricos o semillas”, que son ideales para limpiar toda la zona.

-Hidratación: una vez libre de impurezas, el segundo paso a seguir es la nutrición diaria. Las emulsiones humectantes con manteca de karité o con áloe vera poseen propiedades reparadoras que son ideales para estos sectores que requieren un cuidado especial.

-Elegir el tono: la gama de los rojos es muy amplia, desde los tonos coral hasta los bordeaux, y es importante poder seleccionar el color ideal que vaya con la tonalidad de la piel.

@mar_castelli para @valdezshoes te quiero💋

A photo posted by Guillermina Valdes (@guillevaldes1) on

“La técnica que nunca falla es colocarse frente a un espejo pero con luz natural y probar directamente en los labios”, sugirió Frumboli, y recomendó: “Para elegir el tono ideal debés saber si tu piel es de un tono frío o cálido; si no lo sabés, mirá tu antebrazo y si tenés matices de tonos rosados y tus venas se ven azuladas, entonces tu tono de piel es frío. Si tu piel tiene destellos dorados o durazno y tus venas se ven verdosas, entonces tienes un tono de piel cálido”.

Si el tono de piel es frío, hay que apostar por un rojo intenso y brillante (como el que usaba Marilyn Monroe), coral o anaranjado.

Cuatro bellas mujeres de cabello rubio, cuatro estilos diferentes de maquillajes, cual es tu favorito? #makeupforblondes #blonde #rubia #makeupartist #makeup by @bettinafrumboli #beauty

A photo posted by Bettina Frumboli Makeup Artist (@bettinafrumboli) on

Si en cambio tiene un tono cálido, se lucen mejor los labios con un rojo más suave como el frambuesa, o más intenso como el borgoña y los tonos terracotas.

-Delinear: “Puede ser más duro o cremoso pero lo más importante es que sea del mismo color que el labial elegido. Si se busca agrandar la zona de los labios se puede ‘dibujar’ de manera sutil un contorno imaginario”, puntualizó Frumboli.

-¿Brilloso o mate? Este es otro punto fundamental para lograr el efecto deseado. Esto dependerá del tamaño de los labios; si son muy delgados y finos se puede apostar al gloss para lograr un efecto visual más impactante y una boca más grande.

“Los satinados son tendencia este verano tanto para resaltar la boca como la piel a partir de broncers, tonalizadores y sombras”, destacó Frumboli

Por el contrario, si naturalmente son ‘carnosos’ el tono opaco es la mejor elección para que luzcan voluminosos pero no de una manera exagerada. En este caso es imprescindible reforzar la hidratación.

Cara Delevigne es otra de las celebrities fánaticas del rojo clásico mate, en la previa del estreno ‘Escudrón Suicida’ optó por combinarlo con uno smokey eyes metalizados (Reuters)

-Menos es más: La regla de oro para todos maquillajes. Evitar lucir sombras fuertes y recargadas en las zona de los ojos. “Combinarlo con tonos neutros o en la misma gama de tonalizador buscando un efecto luminoso”, concluyó la especialista.