Carmen Montón: ‘Vamos a eliminar las trampas y la manipulación de los datos que dejó a 10.420 pacientes sin figurar en las listas de espera oficiales’

SANI_MONTON_Listas_de_espera_FOTO2
image-338741

La consellera de Sanitat Universal i Salut Pública, Carmen Montón, ha denunciado los mecanismos de ocultación de la lista de espera quirúrgica de los centros sanitarios públicos valencianos, que dejó a 10.420 personas sin figurar en ningún registro público y 3,7 millones de días de espera no computados en las listas públicas.

Montón ha reivindicado la obligación de las instituciones de trasladar esta información a la ciudadanía de forma honesta y transparente y ha anunciado que su departamento recuperará y democratizará el sistema sanitario haciéndolo más transparente: “A partir de ahora vamos a eliminar la manipulación de los datos”, ha anunciado.

“Hemos añadido la información que se ocultaba a los registros públicos, para conocer la espera real de los centros sanitarios tal cual es, sin filtros, porque la lista de espera hasta ahora estaba manipulada y había que eliminar los trucos y las trampas”, ha explicado Montón.

A su juicio, los procedimientos para disfrazar las cifras reales trataban de conseguir dos objetivos. Por una parte, vaciar artificialmente el número de personas de la lista de espera que se hacía pública, y por otra, falsear los tiempos de espera con la intención de rebajar los tiempos medios en las estadísticas oficiales.

“Hemos incluido a los más de 10.000 pacientes que se ocultaban de la información oficial. De esta forma, mientras que lista de espera adulterada sería -con los datos de diciembre- de 47.478 personas, si se incorporan todos los pacientes es de 57.898 personas. Y la demora media, sin artificios contables, es de 120 días por paciente y no de 67 como se decía hasta ahora”, ha añadido la consellera.

En aras de la transparencia, Sanitat ofrecerá ahora los datos de lista de espera de forma trimestral, con cuatro cortes anuales (diciembre, marzo, junio y septiembre), en lugar de los dos actuales. Se estan celebrando reuniones con grupos de pacientes para mejorar la presentación de los datos, y que, además de cierta, sea más comprensible, de modo que los pacientes se podrán orientar de cuándo podrán ser operados.

Como medidas de mejora de la gestión de las listas de espera quirúrgicas, la Conselleria de Sanitat ya ha ido tomando algunas decisiones, como la extensión de las tardes en horario ordinario en hospitales como el San Juan de Alicante, o aumentar el autoconcierto, como se ha hecho en el último cuatrimestre de 2015. Además, se está trabajando en incorporar nuevas iniciativas que se presentarán próximamente.

La clave, el Plan de Choque

El director general de Asistencia Sanitaria, Rafael Sotoca, ha recordado que la lista de espera quirúrgica en los centros públicos valencianos se refiere a operaciones programadas, ni urgentes ni oncológicas, que van por un canal distinto y que tienen prioridad absoluta sobre el resto de intervenciones.

“El mecanismo de ocultación básico tenía que ver con el Plan de Choque – ha explicado-. Más que una forma de gestión de la lista de espera, este procedimiento se ha empleado para ocultar artificialmente la lista de espera. Servía, a la vez, para esconder demoras y pacientes a través de una doble contabilidad: una lista A y otra B oculta a la información pública”.

Sotoca ha explicado que la derivación a clínicas privadas contempla que a los 90 días se envía una carta al paciente para ofrecerle ser operado en una clínica privada. Esta oferta se traslada a las personas afectadas por los 19 procesos más frecuentes que suponen el 52% del volumen total de la lista de espera.
“Los pacientes tienen un margen de 45 días para responder y aquí viene la trampa- ha dicho-. El Plan de Choque se utilizaba para activar una doble contabilidad. La lista A, oficial, pública (la llamada estructural) y la lista B, opaca”.
El procedimiento, en palabras de Sotoca era que en el momento en que se envía la carta al paciente, esta persona desaparecía de la lista de espera que se venía publicando por parte de la conselleria, la denominada estructural, o lista de espera A.
Contestaran lo que contestaran, estas miles de personas eran borradas de la lista de espera oficial que se publicaba en la página web. Si respondían afirmativamente, se derivaban a las clínicas privadas y desaparecían de la lista. “Y si respondían negativamente, rechazando la derivación porque el paciente desea ser operado en un centro público, estos pacientes también se esfumaban de la contabilidad oficial”, ha denunciado el director general.
De esta manera, se borraban de la lista de espera A, la oficial y pública, y se incorporaban a una lista de espera B, opaca, que no se publica y que se denomina no estructural o con derivación rechazada.
Precisamente en esta lista opaca es donde se concentraba el grueso de los 10.420 pacientes y 3,7 millones días de demora que no se computaban, al estar en la lista B.
A partir de ahora, el hecho de que una persona rechace el plan de choque no implicará su salida inmediata de los datos públicos de la lista de espera. Se computará su demora desde el primer día de inclusión de la lista y ya no desaparecerá de la contabilidad pública.
“Si hubiéramos mantenido las argucias y los mecanismos contables anteriores, la lista de espera publicada de diciembre sería de 47.478 personas con una espera media de 67 días. Al incorporar ahora a todos los pacientes que esperan una intervención en la red pública valenciana, incluidos los de la lista B opaca, la lista asciende a 57.898 personas y 120 días de demora media”, ha reiterado.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.