Campaña de vigilancia y control sobre alcoholemia y drogas en colaboración con la D.G.T.

Campaña de vigilancia y control sobre alcoholemia y drogas en colaboración con la D.G.T policia local
image-211334
En cumplimiento de la programación de las Campañas y Operaciones de Vigilancia y Control para el año 2015, llevada a cabo por la Dirección General de Tráfico, entre los días 10 y 16 de agosto tendrá lugar una nueva campaña especial sobre control de la tasa de alcoholemia entre los conductores.

Según datos de la D.G.T., en el año 2014, se realizaron análisis toxicológicos a conductores fallecidos en accidente de circulación presentando el 39,09 % una tasa de alcohol etílico en sangre superior a 0,3 g/l.

El alcohol supone también un riesgo para los peatones, como usuario de la vía que comparte con los demás el espacio público. En el año 2014, se realizaron análisis toxicológicos a peatones fallecidos en accidente de circulación presentando el 39,88 % una tasa de alcohol etílico en sangre superior a 0,3 g/l.

Conducir después del consumo de sustancias psicoactivas es un hecho frecuente en España, alcanzando el 17% de los conductores españoles. Aparte del alcohol, casi un 11% de conductores conducen tras haber consumido alguna sustancia (drogas de abuso) que pueden afectar la capacidad para una conducción segura.

En la reciente campaña llevada a cabo en el mes de junio de este año, el 1,12 % de las pruebas de alcoholemia realizadas a conductores resultaron positivas, mientras que en el caso de las pruebas de detección de drogas la tasa de positivos alcanzó el 32,50% de las pruebas realizadas.

El cannabis (THC) y la cocaína son las dos sustancias más frecuentemente halladas. El consumo simultáneo de sustancias, que se ha demostrado como un comportamiento de extremo riesgo vial, es comparativamente frecuente en España, alcanzando frecuencias en torno al 2% de los conductores aleatoriamente seleccionados.

Con independencia del efecto sobre los conductores, el alcohol supone también un riesgo para los peatones, como usuario de la vía que comparte con los demás el espacio público, fundamentalmente en zona urbana, lo que hace que la participación de los Ayuntamientos en la presente Campaña Especial tenga una importancia extraordinaria.

Por todo lo anteriormente expuesto, la Dirección General de Tráfico ha solicitado la adhesión de este Ayuntamiento para que, a través de esta Policía Local, se colabore en la consecución de los objetivos marcados.

En la campaña llevada a cabo en junio del presente año por esta Policía Local, se efectuaron un total de 780 controles de alcoholemia, de los cuales 16 dieron un resultado positivo. En cuanto al consumo de drogas, resultaron positivas 7 de las 9 pruebas realizadas habiéndose detectado consumos de cannabis y cocaína.

MARCO JURIDICO

Las máximas de alcohol permitidas para conducir son:

Conductores Límite en sangre Límite en aire espirado
GENERAL 0,5 gr/l 0,25 mg/l
PROFESIONALES 0,3 gr/l 0,15 mg/l
NOVELES 0,3 gr/l 0,15 mg/l

La normativa aplicable sería:

Ley de Seguridad Vial, Real Decreto Legislativo 339/90 de 2 de marzo.
Después de la modificación de la Ley de Seguridad Vial, cuya entrada en vigor se produjo el 9 de mayo, la regulación legal establecida en el artículo 65 de la citada norma, ha quedado de la siguiente manera:

Drogas: La Ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor, quedando excluidas las sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Esta infracción administrativa está castigada con una sanción de 1.000 euros y la detracción de 6 puntos.

Lo que no cambia es la conducción bajo la influencia de drogas, cuya vía es penal, tal y como se recoge en el artículo 379.2 del Código penal.

Alcohol: Se mantiene en 500 euros y la detracción de 4 a 6 puntos la infracción por conducir con tasas de alcohol superiores a las establecidas, Además, serán sancionados con 1.000 euros de multa aquellos conductores reincidentes, es decir, que ya hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por el mismo motivo; así como para aquellos conductores que circulen con una tasa que supere el doble de la permitida.

Otro de los preceptos que han entrado en vigor es la obligación que tienen no sólo los conductores, sino todos los usuarios de la vía de someterse a las pruebas de detección de alcohol y drogas, cuando se hallen implicados en un accidente de tráfico o hayan cometido una infracción.

Ley del Permiso por Puntos, Ley 17/2005 de 19 de julio.
Fija las siguientes pérdidas por este tipo de infracciones:

– Para tasas de más de 0,50 mg/l de aire espirado para conductores en general o más de 0,30 mg/l para conductores profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad, se restarán 6 puntos.

– Para tasas superiores a 0,25 hasta 0,50 (profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad más de 0,15 hasta 0,30 mg/l). Se restarán 4 puntos.

– También se penaliza con la pérdida de 6 puntos el incumplimiento de la obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia.

– La presencia de drogas en el organismo llevará aparejada igualmente una detracción de 6 puntos.

Código Penal
El Código Penal, en el Titulo XVII, tipifica los delitos contra la seguridad colectiva y en el capítulo IV (Art.379 a 385) se tipifican los delitos contra la seguridad del tráfico.

Artículo 379: El que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas será castigado con las pena de prisión de 3 a 6 meses o la multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y en cualquier caso, a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

Artículo 383: El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con las penas de prisión de 6 meses a 1 año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

El Proyecto de Ley de modificación de la Ley de Seguridad Vial clarifica la diferencia entre la vía administrativa y la penal. Desde el punto de vista administrativo se castigará la mera presencia de drogas en el organismo del conductor, de las que quedarán excluidas aquellas substancias que se consuman bajo prescripción facultativa y con una finalidad rehabilitadora, dejando para el tipo penal previsto en el artículo 379.2 la sanción por la conducción bajo la influencia de drogas.


Leave a Reply

Your email address will not be published.