Caixabank anuncia que eliminará las cláusulas suelo de todas sus hipotecas

AGENCIAS CaixaBank ha anunciado este viernes que eliminará las cláusulas suelo de todas las hipotecas de sus clientes particulares, una medida que tendrá un impacto anual de 220 millones de euros para la entidad.

Durante la presentación de los resultados económicos de cierre del tercer trimestre, el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, ha explicado que esta decisión afectará a unas 200.000 hipotecas -del 1,3 millones que tiene activas CaixaBank-, que proceden en su mayoría de las entidades que ha absorbido en los últimos años, como Banca Cívica o Caixa Girona.

En diciembre de 2013, el Tribunal Supremo confirmó una sentencia suya anterior sobre la nulidad de las cláusulas suelo si las entidades financieras no han informado a los clientes de forma “clara y destacada” antes de firmar el préstamo hipotecario.

Después de esta sentencia, varias entidades -como Santander, BBVA o la antigua Novacaixagalicia, ahora Abanca- han suprimido este tipo de claúsulas de sus hipotecas.

Revisión “individualizada” de cada crédito

El consejero delegado de CaixaBank ha destacado que el grupo ya las ha eliminado de forma “proactiva” el 94% de las hipotecas afectadas, y que en los próximos meses se suprimirán de los créditos restantes.

La mayoría de entidades financieras han comercializado en los últimos años préstamos con cláusulas suelo, que impiden a los clientes beneficiarse de determinadas rebajas del euríbor.

Gortázar ha explicado que las hipotecas con cláusula suelo que tiene la entidad representan “un porcentaje relativamente pequeño” de la cartera crediticia, ya que CaixaBank “no había fomentado” las cláusulas suelo, sino que las ha incorporado a su cartera como consecuencia de las adquisiciones que ha llevado a cabo en los últimos años.

Entre 2013 y 2014, ha explicado el consejero delegado, CaixaBank revisó “caso por caso” estas hipotecas para asegurarse de que “no había defectos de transparencia”, como pedía el Tribunal Supremo, y, en tal caso, corregir la situación eliminando la cláusula suelo.

A principios de 2015, CaixaBank se acogió al código de buenas prácticas del sector financiero, que contempla la obligación de eliminar la cláusula suelo en los supuestos que afecten a personas desfavorecidas o en situación de vulnerabilidad.

“Ha sido un sacrificio económico importante”

CaixaBank, ha comentado Gortázar, empezó quitando estas cláusulas a estos colectivos, pero después, aplicando un criterio “más expansivo” y teniendo en cuenta que este asunto ha sido “fuente de reclamaciones y de fricción comercial”, decidió suprimirlas en todos los casos.

“Se ha hecho de manera proactiva e individualizada. Ha sido un sacrificio económico importante para CaixaBank, pero ha sido una buena medida que beneficia a un grupo de clientes que venía generalmente de otras entidades”, ha manifestado.

Gortázar ha precisado que el 80% de este coste ya se refleja en los resultados económicos de la entidad, por lo que “no habrá que penalizar cuentas futuras”.

CaixaBank no aplicará más cláusulas suelo a sus hipotecas, aunque no devolverá los importes cobrados hasta ahora a sus clientes particulares, a no ser que así lo obligue un juez, al entender que estos importes no se cobraron de forma “inadecuada”.

“Si hay una sentencia judicial habrá que estudiarse y, según su contenido, actuar de una manera u otra”, ha comentado Gortázar, que ha insistido en que CaixaBank ha hecho “un ejercicio proactivo, generoso, de facilitar a una base de clientes una situación económica mejor por una decisión propia y no impuesta”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.