Cada día 8 niños son asesinados o mutilados en Yemen

Ocho niños son asesinados o mutilados cada día en Yemen debido al conflicto que afecta al país, según un informe de UNICEF.

Yemen: la infancia bajo amenaza revela que cerca de 400 niños han muerto y más de 600 han resultado heridos desde la intensificación de la violencia hace cuatro meses.

La interrupción de los servicios de salud, el aumento de las tasas de desnutrición, el cierre de escuelas y un mayor número de niños reclutados por grupos combatientes  son algunas de las consecuencias del conflicto que está arrasando el país más pobre del mundo árabe.

“Este conflicto es una tragedia especialmente para los niños de Yemen”, dijo el representante de UNICEF en el país, Julien Harneis. “Las bombas y las balas están matando a los niños. Los que sobreviven se enfrentan a una creciente amenaza de enfermedad y desnutrición. No podemos permitir que esto continúe”, añadió.

El informe subraya que el conflicto está siendo devastador para la vida de los niños ahora, pero que también tendrá consecuencias terribles para su futuro.

child_alert_yemen unicef.pdf
image-213268

De una población total de 24,41 millones de personas, cerca de 10 millones de niños –el 80% de la población menor de 18 años– necesita asistencia humanitaria urgente a lo largo del país. Más de 1,3 millones de personas se han visto forzadas a abandonar sus casas.

 Yemen: la infancia bajo amenaza resume los diferentes aspectos de la crisis a los que se enfrentan los niños:

 

  • Al menos 398 niños han muerto y 605 han resultado heridos desde la intensificación del conflicto en marzo.
  • El número de niños reclutados o utilizados en el conflicto se ha duplicado, de los 156 de 2014 a los 377 verificados hasta el momento en 2015.
  • 15,2 millones de personas carecen de acceso a atención médica básica. Desde el 26 de marzo 900 instalaciones sanitarias han cerrado.
  • 1,8 millones de niños tienen probabilidades de sufrir alguna forma de desnutrición de aquí a final de año.
  • 20,4 millones de personas necesitan asistencia para acceder a agua potable y saneamiento debido a la escasez de combustible, los daños en las infraestructuras y la inseguridad.
  • Cerca de 3.600 escuelas han cerrado, lo cual ha afectado a 1,8 millones de niños.

 

UNICEF ha estado en el centro de las operaciones humanitarias en Yemen desde el comienzo del conflicto. El personal que trabaja en todo el país está respondiendo a las necesidades básicas de los niños proporcionándoles servicios vitales, que incluyen la distribución de agua potable y el tratamiento de los niños con desnutrición, diarrea, sarampión y neumonía.

En los últimos seis meses el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia ha proporcionado apoyo psicológico a más de 150.000 niños para superar los

horrores del conflicto. Además, 280.000 personas han aprendido cómo actuar en caso de explosión de artefactos o minas para evitar sufrir heridas.

UNICEF necesita 182,6 millones de dólares (165 millones de euros) para atender a los niños y familias afectados por el conflicto. Pese a las tremendas necesidades, hasta la fecha solo se ha recibido el 16% de lo requerido.

“Necesitamos fondos urgentemente para llegar a los niños que lo necesitan desesperadamente”, dijo Harneis. “No podemos quedarnos quietos y dejar que los niños sufran las consecuencias de una catástrofe humanitaria”. De las emergencias a las que UNICEF da respuesta en el mundo, Yemen es una de las que tiene un mayor déficit de fondos.

UNICEF reitera su llamamiento a todas las partes del conflicto para que respeten sus compromisos bajo el derecho internacional humanitario y no tengan como objetivo a los civiles y a infraestructuras vitales como las escuelas e instalaciones de agua y de salud. UNICEF recalca de nuevo la urgencia de terminar el conflicto de una vez por todas.

 Hoy, 19 de agosto es el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria. Millones de niños sufren las consecuencias de catástrofes naturales, crisis, conflictos armados en distintos lugares del mundo. Para UNICEF es prioritario responder con urgencia a las necesidades inmediatas de los niños que viven en situaciones de emergencia proporcionando medios para su protección, su salud y su educación. 


Leave a Reply

Your email address will not be published.