Barberá pide “sosiego” al PP y asegura que ella soportó temas ajenos

3500580Agencias  La exalcaldesa de Valencia y senadora, Rita Barberá, ha convocado una rueda de prensa en la sede del Partido Popular de Valencia para rechazar cualquier responsabilidad en una presunta financiación irregular del partido: “Ni he sabido ni he contribuido a ningún blanqueo de dinero”.

Es su primera comparecencia después de que hace un mes la investigación del caso Imelsa, de presunto cobro de comisiones, derivará en la operación Taula con una cuarentena de detenidos, y con nueve de los diez concejales del PP en Valencia imputados, por presunto blanqueo para financiar al partido.

Barberá ha avanzado que no va a dimitir, que ni se lo ha planteado, y ha arremetido contra su situación de indefensión, tras espetar un “ya va estando bien” de filtraciones judiciales. Incluso ha hecho un llamamiento a los periodistas que cubren la rueda de prensa para que le faciliten alguna de estas filtraciones, porque asegura no sabe de qué se le acusa: “es el quid de la cuestión”. Barberá admite que el juez ha iniciado un proceso para investigar pero defiende que ni siquiera hay suplicatorio.

La que fuera alcaldesa de Valencia durante más de dos décadas, ha justificado esta intervención un mes después de que estallara la operación Taula a dos “cambios” en los últimos días: han finalizado todas las declaraciones de los investigados por el presunto caso de financiación ilesgal en el juzgado número 18 y a que el Tribunal Superior de Justicia separó en dos piezas el caso Imelsa y lo investigado en Taula.

Barberá asegura que solo ha donado 1.000 euros, que no han sido devueltos

Barberá ha admitido que donó 1.000 euros a su partido pero ha que no se los han devuelto en ningún formato y lamenta que sea la única acusación por la que hay este interés en su fin político. Este modus operandi es el reconocido por algunos de sus compañeros y por lo que se investiga el blanqueo. Algunos de los imputados en la Operación Taula han asegurado que fueron presionados para hacer este donativo que después se les reintegraría en dos billetes de 500 euros, lo que podría acreditar el presunto blanqueo.

Por otro lado, el que fuera su mano derecha en el Ayuntamiento e imputado en el caso Nóos, Alfonso Grau, preguntado por el caso por TVE respondió con un “Eso de no sé nada de nada, de nada, de nada… hombre… vamos a ver… no, algo sí, ¿eh? Algo sí…”. La exalcaldesa lo ha rechazado de plano en una comparecencia que arrancó justificando que su única aportación al partido fue la cuota mensual de 60,10 euros.

La senadora por designación valenciana afirma que nunca se ha llevado nada, que vive en un piso de alquiler, que no tiene segunda residencia y que su declaración de patrimonio se ha publicado al menos seis veces desde el mes de junio. Defiende que vive de su sueldo y del apoyo de la familia y cree que se está produciendo su “apaleamiento” con informaciones basadas en filtraciones, por el foco judicial y por la “insidia” del resto de partidos, que ha criticado señalando las filiaciones de Podemos, la Filesa del PSOE o sus dudas sobre la financiación de Ciudadanos.

Barberá se ha mostrado comprensiva con ciertos comentarios “precipitados” en el seno de su partido “por la complicadísima dimensión del momento“. La exalcaldesa que ha defendido no haber tenido nunca un cargo orgánico ha pedido “sosiego y templanza” a sus compañeros y ha ha lanzado un “yo también antes he sido perjudicada por otros temas”.

Compañeros de partido defendieron que debía dar explicaciones

En este tiempo, en el Partido Popular se ha sostenido con mayor o menor rotundidad que la senadora dé explicaciones públicas, más allá de un único comunicado en el que afirmaba su inocencia. La posición en el seno del PP no ha sido tan unánime entre los que le exigen que asuma sus responsabilidades, y que van desde que renuncie a su aforamiento a los que se rersevan la cautela de conocer la acusación.

Esta ha sido la posición del presidente del Partido Popular y presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, que este miércoles desveló que había hablado con la exalcaldesa valenciana y que esta le había reiterado su inocencia. Rajoy afirmó que para tomar decisiones hay que esperar al menos a saber de qué se le acusa, y lo argumentó en el plató de Antena 3, carpeta en mano, con los casi dos centenares de imputados del PP cuya causa fue archivada.

Este jueves Barberá ha agradecido el apoyo de su “amigo” Mariano Rajoy, como también el de María Dolores de Cospedal, Alfonso Alonso, Rafael Catalá, Celia Villalobos, Oyarzábal y el portavoz en el Senado.

El juez inicia el proceso certificando el aforamiento

Este jueves, Barberá también se ha afirmado en su voluntad de seguir en su desempeño político y asegura que no va al Senado porque “no tiene actividad parlamentaria” y que ella sigue “leyendo, trabajando, haciendo lo que le corresponde”.

En este tiempo, la senadora por designación autonómica no ha acudido a la Cámara alta, incluso cuando se reunió el grupo parlamentario popular en el Senado con Mariano Rajoy a la cabeza. De momento, Rita Barberá ha sido elegida con los votos de su partido miembro de la diputación permanente de la Cámara, lo que añade a la protección del aforamiento un especial blindaje en el caso de que hubiera una nueva convocatoria de elecciones.

El juez había pedido ya la certificación del aforamiento de Barberá al Tribunal Supremo para abrir la investigación por presunto blanqueo y financiación ilegal del partido en Valencia. Un partido ahora regido por una gestora y asediado por varias investigaciones que van desde Gürtel hasta Nóos, pasando por Púnica y otras subtramas regionales, en los que se ha señalado a los principales cargos del que fuera junto a Madrid el partido con más votos y poder en las últimas décadas.


Leave a Reply

Your email address will not be published.