AUGC, perpleja ante el agravio comparativo de que se impida manifestarse a los guardias civiles mientras que se permiten marchas del entorno de ETA

tricornio
image-252135
AUGC quiere mostrar su perplejidad ante el agravio comparativo que supone que la Delegación del Gobierno de Madrid haya prohibido la manifestación de guardias civiles prevista para el 14 de noviembre mientras que ha permitido la celebración el pasado sábado de una manifestación de la izquierda abertzale en el centro de Madrid en solidaridad con los cinco dirigentes de Askapena, el aparato internacional de ETA, juzgados en la Audiencia Nacional por delitos de colaboración con organización terrorista por recabar apoyos exteriores y fondos para la banda.

Resulta insólito que el mismo Gobierno que impide a los trabajadores encargados de hacer cumplir la Ley reclamar sus derechos sociolaborales en la calle dé al mismo tiempo el beneplácito para que el entorno proetarra proteste en la calle contra un proceso abierto por la justicia contra cinco de sus dirigentes.

En esta especie de ‘mundo al revés’, los políticos parecen considerar más dignos de derechos a los que apoyan al entorno de una banda que ha asesinado a casi un millar de personas que a los guardias civiles que han luchado contra la lacra del terrorismo.

AUGC recuerda que es una asociación profesional totalmente independiente, y que la Marea de Tricornios prevista para el 14 de noviembre es un acto organizado exclusivamente para pedir derechos laborales para los guardias civiles, sin que esta manifestación tenga vínculo alguno con ningún partido político.

Ante la negativa de la Delegación del Gobierno, AUGC presentó la pasada semana un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, con la confianza de que, al igual que sucediera en 2010, éste sí permita a los guardias civiles manifestarse en reclamación de sus derechos.

Con más de 30.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización y la desmilitarización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.