AUGC denuncia la desmesura del caso contra la guardia civil que optó por un chaleco antibalas propio, y que hoy ha declarado ante un juez militar

Chaleco antibalas.Alicia Sánchez, la guardia civil que afronta la instrucción de un delito militar por insubordinación por haber optado el pasado mes de agosto en un control policial por vestir su propio chaleco antibalas frente al oficial, que no se adaptaba a su anatomía y por lo tanto no la protegía, ha prestado esta mañana declaración en Valladolid ante el Juzgado Togado Militar Territorial Número 42.

La guardia civil, destinada en Salamanca y que en la actualidad se encuentra de baja psicológica, ha estado acompañada por una representación de la Junta Directiva Nacional de AUGC y asistida por los servicios jurídicos de esta organización.

AUGC considera que el caso supone una absoluta sinrazón, una situación que se ha sobredimensionado y que, en cualquier caso, no debería haber salido del contexto de la gestión ordinaria de personal ni del Régimen Disciplinario interno de la Guardia Civil. El hecho de que la compañera afronte una posible condena por delito militar vuelve a poner de manifiesto, una vez más, el despropósito que supone la aplicación del Código Penal Militar a los guardias civiles en funciones policiales.

Se trata, además de una situación que revela la situación de discriminación de las mujeres en la Guardia Civil, a las que se les impone el uso de unos chalecos antibalas diseñados para hombres bajo la excusa de que se trata de prendas “unisex”. Es un hecho que el chaleco femenino no está contemplado como equipamiento de protección individual en la Guardia Civil, lo cual deja desprotegidas a todas las agentes, que se ven obligadas a vestir unas prendas que no se adaptan a su anatomía y las dificulta incluso el acceso a sus armas reglamentarias.

Por el contrario, en otros cuerpos policiales, como la Policía Nacional, sí se está valorando la equipación de las agentes con chalecos adaptados, contemplando para ello hasta siete tallas.

AUGC vuelve a reiterar, en este sentido, su petición de que la Comisión de Riesgos Laborales del Consejo de la Guardia Civil corrija esta grave deficiencia que pone en peligro la seguridad de las trabajadoras de la institución. También expresa su deseo de que el nuevo ministro del Interior se pronuncie sobre este surrealista caso que esperemos finalice dentro de unos cauces de sentido común, lejos del delirante curso que ha llevado hasta la fecha.

 

Con más de 30.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).


Leave a Reply

Your email address will not be published.