AUGC – Alicante aclara su postura frente a tres Guardias Civiles del Acuartelamiento de Ibi (Alicante)

absueltos-guardias
image-407040
AUGC – Alicante da respuesta a distintas noticias publicadas en relación con el juicio seguido ante la Audiencia Provincial de Alicante frente a tres Guardias Civiles del Acuartelamiento de Ibi (Alicante), y donde de alguna manera se apunta a esta Delegación Provincial de AUGC y más aun, por parte del ex portavoz de la misma se viene a insinuar que durante su estancia en esta Delegación se perseguían corruptelas… NO SABIENDO A QUE NOS DEDICAMOS AHORA….En clara alusión a su desistimiento en cuanto a mantener una acusación de parte de la que no tenían conocimiento, ni los elementos u otros que propiciaron la denuncia de origen.

Desde la actual Junta Directiva Provincial de AUGC – Alicante, en relación al juicio celebrado recientemente ante la Audiencia Provincial de Alicante frente a tres Guardias Civiles del Puesto de Ibi (Alicante) y habida cuenta de que algunos medios de comunicación relacionan la noticia sobre el mismo con esta Delegación Provincial, se considera necesario efectuar las siguientes consideraciones:

En primer lugar, señalar que si bien es cierto que la denuncia fue en su día formulada por un ex miembro de AUGC, persona ésta que en la actualidad mantiene distintos contenciosos frente a la propia Asociación y/o frente a los representantes actuales de esta Delegación, no lo es menos que una vez relevada la antigua Junta Directiva Provincial a la que perteneció el mencionado ex miembro de AUGC denunciante, éste no tuvo el más mínimo interés, pese a dicha condición de denunciante de los hechos y, por ende, de testigo fundamental en relación a los mismos, en informar debidamente a ningún miembro de la nueva Junta sobre el íter de acontecimientos que dieron lugar a la comunicación de tales hechos a distintas Autoridades, tanto policiales como judiciales. Cuestión ésta de extraordinaria relevancia, pues lo cierto es que entre la escasa documentación que obraba en la oficina de esta Delegación sobre el particular no había si quiera copia de ese presunto anónimo que dio origen al procedimiento; si bien lo que sí que consta en algún archivo de la Delegación es un cruce de correos, con nombre y apellidos, que dieron lugar a que surgieran ciertas sospechas respecto de la fuente y, en consecuencia, respecto de los hechos descritos según ese presunto anónimo.

A esta conclusión se llega, a mayor abundamiento y entre otras razones, cuando se constató que el denunciante y ex portavoz de AUGC – Alicante sostuvo en sede judicial en otro procedimiento algo tan absolutamente anómalo como que el correo electrónico de la Oficina era de acceso general y gozaba de publicidad para todos los afiliados de la Delegación en aquellas fechas. Cuestión ésta que, en lógica deducción y de haber sido cierta tal inconcebible tesis, hubiera implicado que, con todas las presunciones que convenientemente en derecho se deban tener, todos aquellos afiliados que hubieran accedido al correo de la Delegación y estuvieran en situación de servicio activo en ese momento, podrían haber incurrido en una clara omisión de su deber de comunicar y perseguir delitos. Debiéndose apuntar, en esta línea, que en los archivos de la Delegación constan residuales de correos de los que parece deducirse que el ex Secretario General de esta Delegación no solo conocía los hechos previamente a ser denunciados, sino que además de esas comunicaciones se atisba que mantuvo o pudo mantener alguna que otra reunión en Ibi al respecto en fechas anteriores a la formalización de las denuncias, lo que hacía pensar que esta forma de proceder de un Agente de la Autoridad era, cuando menos, “extraña”.

Estos motivos, amén de la existencia ya en el procedimiento de la correspondiente acusación por parte del Ministerio Público, lo cual convertía igualmente, y en todo caso, en un dispendio supérfluo para la Asociación el mantenimiento de una acusación popular propia cuando en realidad ésta se había planteado hasta entonces en términos prácticamente idénticos a los postulados por el Ministerio Fiscal, son los que llevaron en definitiva a esta nueva Junta Directiva a desistir de una acción que en ningún caso se fraguó por ninguno de los actuales representantes, y sin que tampoco existiera ningún interés por parte de la Junta saliente en explicar y detallar los motivos, la fuente, etc., dejando así en manos del Ministerio Público las acciones que en Derecho correspondieran en defensa de la legalidad. Y éstas y sólo éstas fueron las razones por las que la actual Junta Directiva, con buen criterio visto el resultado final del asunto, optó por no persistir como parte en el procedimiento, debiendo manifestar nuestro más absoluto rechazo, por ser inciertas y gratuitamente ignominiosas, a las insinuaciones que se deslizan en la versión al parecer ofrecida por el ex portavoz de AUGC – Alicante y denunciante de los hechos, cuando declaró que NO SABE QUE ES LO QUE EN ESTA DELEGACIÓN AHORA SE HACE, siempre según sus palabras, y que cuando él estaba como portavoz se denunciaban corruptelas. Corruptelas éstas que, de tener obviamente los necesarios visos de consistencia y verosimilitud, se siguen y se seguirán denunciando desde esta Delegación en la vía y en la forma que se considere más eficaz para los intereses tanto de los afiliados, como de los ciudadanos y de la sociedad en general, según es nuestro deber y nuestro compromiso.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.