True North está conformado por 4.096 núcleos que integran un millón de unidades digitales y 256 millones de conexiones. Juntas actúan como las neuronas del cerebro: se comunican entre ellas para procesar datos.

Ese chip, ideado por IBM, fue tomado ahora por Samsung para desarrollar un sensor de visión dinámico que procesa los videos de forma diferente a como lo hacen las cámaras digitales.

Es que con esta tecnología se puede grabar a 2.000 cuadros por segundo (fps), cuando una cámara digital no supera los 120 fps.

Además sólo consume unos 300 mW, es decir un décimo de lo que emplea un procesador de un móvil.

Es que estos chips neuromórficos están optimizados de manera tal que emplean menos energía que los chips tradicionales para procesar el trabajo.

El chip reconoce distintos gestos que se hacen con la mano, así que podría utilizarse para controlar dispositivos a distancia.

Por su velocidad y rendimiento podría ser útil para crear mapas 3D o para procesar información, detectar ataques informáticos, entre otras cosas.