Emeric Benhalassa es un cocinero francés que, en sus ratos libres, se dedica a bucear. Durante un viaje a la isla de Bali, Indonesia, se subió a una lancha y se alejó algunos kilómetros de la costa.

Cuando se sumergió en el océano y descendió hasta el fondo, se encontró con una especie que jamás había visto en su vida. Era un pez con dos extremidades, que utilizaba para caminar o que, al menos, lo ayudaban a desplazarse a ras del suelo.

Benhalassa compartió el video con National Geographic, que consultó a diferentes científicos para determinar qué era. Las respuestas no fueron concluyentes. Todos aseguraron que se trata de un ejemplar muy extraño y que sería necesario examinarlo en persona para tener mayores precisiones.

Sin embargo, la principal hipótesis es que se trata de un pez aguijón, nombre con el que se conoce al género minous, de la familia del pez piedra (Synanceiidae). Están entre los peces más venenosos del mundo.

“Tienen glándulas venenosas en la base de sus espinas. Cuando atraviesan a su presa con ellas, el veneno es inyectado directamente en la herida“, contó Jeff Williams, especialista en ictiología del Museo Smithsoniano de Historia Natural.

Los expertos explicaron que no son técnicamente piernas lo que impulsa a este pez. Las extremidades que se ven son sus aletas pectorales inferiores, que desarrollaron esa forma tan particular. La conducta caminante podría ser su actitud de caza, ya que tienen papilas gustativas en esas aletas