Deportistas británicos en la ceremonia de apertura (AP)

Un atleta del equipo olímpico del Reino Unido fue asaltado a punta de pistola el martes por la noche en Río de Janeiro.

La información, revelada por el diario británico The Guardian, fue confirmada por el jefe de la delegación, Scott Field, quien dijo al portal de noticia brasileño G1 que hubo “un incidente de robo”. La identidad del deportista que sufrió el asalto no fue relevada.

Después del “significante incidente de seguridad”, la delegación aconsejó en una carta a los atletas no salir de las instalaciones de la villa olímpica. Según The Guardian que tuvo acceso a la misiva, los deportistas deberán seguir un protocolo que incluye no llevar elementos que los identifiquen como integrantes del equipo de Gran Bretaña.

La delegación también advirtió a los atletas que los taxis en Río de Janeiro “no son un medio de transporte seguro”, especialmente en horarios nocturnos. Además, en la ciudad brasileña, “el nivel de delincuencia se ha considerablemente incrementado en los últimos días”.

Según el periódico, los deportistas están en estado de shock, ya que querían aprovechar la noche carioca tras finalizar las competiciones olímpicas.

La noticia del asalto al atleta británico se dio a conocer en medio de la polémica por los nadadores estadounidenses que denunciaron un supuesto asalto el domingo por la noche, cuando regresaban de una fiesta.

Este jueves, se difundió otra versión: un policía de Brasil aseguró que los atletas inventaron la historia del robo y que protagonizaron en realidad un altercado en una gasolinera.

La Justicia brasileña prohibió la salida de los estadounidenses y dos de ellos, Gunnar Bentz y Jack Conger, fueron impedidos de embarcar para tomar un vuelo a Estados Unidos.