Vecinos del Cabanyal denuncian arbitrariedad en la concesión de licencias

Se autoriza la apertura de un nuevo vial que tan solo tiene sentido y legalidad con el PEPRI, mientras se niega la licencia de rehabilitación a unos vecinos que han tenido que desalojar el edificio.

Al parecer el Ayuntamiento de Valencia no ha tenido a bien, tomar en consideración la opinión unánime de las organizaciones de vecinos y comerciantes del Cabanyal-Canyamelar, que entre otras cuestiones, le han solicitado recientemente el levantamiento de la suspensión cautelar de licencias de obra de nueva planta, rehabilitación y de actividades, en aquellas zonas del barrio que no se vean afectadas por las pretendidas modificaciones del PEPRI a las que obliga la Orden del Ministerio de Cultura, actualmente en vigor. Partidarios y no partidarios de la prolongación no se han puesto de acuerdo, en esta y en otras exigencias, que resultan imprescindibles para sacar a nuestro barrio del caos al que se está viendo sometido.

Sin embargo el Ayuntamiento de Valencia ha encontrado en su particularísima y retorcida interpretación de la obligación de cumplimiento de la orden ministerial, la escusa perfecta para actuar de forma arbitraria, cada vez que algún vecino solicita una licencia de obras o de actividades. En su momento fue una forma de mantener el enfrentamiento contra el gobierno central socialista. En estos momentos, parece que pretende enfrentarse a molinos de viento, con tal de no cumplir la orden ministerial y reconsiderar su proyecto. El discurso oficial es que no se pueden acometer actos que supongan la ejecución del PEPRI, entendiendo como tales entre otras cosas, todo tipo de licencias de obra, salvo obras de urgencia, pero la realidad es que el propio ayuntamiento está incumpliendo ambas premisas, cuando así lo considera oportuno. Se autoriza la apertura de un nuevo vial que tan solo tiene sentido y legalidad con el PEPRI, mientras se niega la licencia de rehabilitación a unos vecinos que han tenido que desalojar el edificio.

A la derecha, de la foto las obras de la Conselleria Infraestructuras/aavv cabanyal
image-22430

A la derecha, de la foto las obras de la Conselleria Infraestructuras/aavv cabanyal

Han conocido estos últimos días que de nuevo el ayuntamiento de Valencia ha negado la concesión de una licencia de obras, en este caso a una comunidad de propietarios para rehabilitar un edifico en la calle Progreso nº 70, con el pretexto de que realizar dichas obras implicaría la ejecución del PEPRI y por tanto se vulneraria, según el ayuntamiento, el mandato ministerial, a pesar de que el estado de riesgo del edificio está obligando desde hace casi un año, al corte de la acera y obligando al desvío por la calzada del paso de los peatones. Pero al tiempo que aplica este criterio absurdo para denegar la licencia de obras en un edificio situado a casi 1 km de la zona afectada por la prolongación, insistimos, porque dice que su autorización supondría la ejecución del PEPRI, ha autorizado que la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente haya iniciado hace algo más de un mes unas obras de urbanización, que se enmarcan dentro del Plan Confianza de la Generalitat, que cuentan con un presupuesto de 675.000 euros, y que tal como dice la nota de prensa de la Generalitat Valenciana, se ejecutan en el margen izquierdo de la supuestamente prolongada avenida Blasco Ibáñez, en el interior del barrio Cabanyal-Canyamelar y cuyo objetivo es abrir una calle perpendicular a mar, que conecta las calles Doctor Lluch y Baler, una conexión que resulta totalmente innecesaria en estos momentos, pues conduce directamente a un solar. Unas obras cuya legalidad urbanística se ampara única y exclusivamente en lo establecido en el PEPRI, pues es únicamente esta figura de planeamiento la que contempla la apertura de dicho vial, que además no coincide con el trazado de la trama viaria actual. Por tanto se trata indudablemente de unas obras que se realizan para ejecutar el PEPRI y que carecen de sentido y legalidad urbanística si dicho plan se considera suspendido, tal como asegura el propio Ayuntamiento de Valencia.

Desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar entienden que el ayuntamiento de Valencia comete un nuevo acto de arbitrariedad, negando una licencia de obras para rehabilitar un edificio que no se ve afectado por las pretendidas modificaciones del PEPRI a las que obliga la Orden del Ministerio de Cultura, en el que además concurre la circunstancia de urgencia, por el riesgo y molestias que entraña su estado para los peatones y el desalojo que han tenido que realizar sus propietarios.

No entienden los intereses de que vecinos, dice defender la alcaldesa de Valencia con esta forma de proceder, cuando partidarios y no partidarios de la prolongación le estamos solicitando, que indistintamente de cuál sea la solución urbanística que se adopte a la vista de las resoluciones de los tribunales, levante de forma inmediata la suspensión generalizada de licencias y ponga en marcha medidas que faciliten la recuperación y regeneración de nuestro barrio. Desde luego no defiende los intereses económicos de los propietarios de este edificio que se han visto obligados a desalojarlo y buscar otro alojamiento, hasta que se realice la rehabilitación, para la que el ayuntamiento les niega la licencia de obras.

Los vecinos y comerciantes de El Cabanyal-Canyamelar, no pueden seguir esperando a que la alcaldesa de Valencia encuentre en algún lado quien le desbloquee su anhelado, pero a día de hoy ilegal proyecto, para que ella desbloquee el futuro de nuestro barrio. Ese es el mensaje que le han lanzado y que al parecer se resiste a entender.
VLC Ciudad / Redacción

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

One Response to "Vecinos del Cabanyal denuncian arbitrariedad en la concesión de licencias"

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.