Aparece sano y salvo el niño de 3 años desaparecido en Nochevieja en la localidad gerundense de Camós

AGENCIAS El niño de 3 años desaparecido desde la tarde del jueves en la localidad gerundense de Camós ha aparecido sano y salvo tras más de 20 horas perdido y después de que se haya desplegado un operativo de búsqueda de más de 500 personas, según han confirmado los Mossos d’Esquadra en su cuenta de Twitter.

3431118
image-293709

El conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, que se ha desplazado hasta Camós para dirigir y supervisar sobre el terreno los trabajos de búsqueda, ha informado de que el pequeño estaba bien abrigado.

Jordi, un niño originario de Sant Feliu de Guíxols, había llegado a la casa rural de Can Serrallonga, en la comarca del Pla de l’Estany, con su familia y desapareció cuando sus allegados estaban descargando el coche, hacia las cinco de la tarde del jueves.

Al alertar de su desaparición, se organizó un dispositivo, comandado por los Bomberos de la Generalitat, en el que han trabajado 23 dotaciones terrestres y un helicóptero, a la vez que se han formado una quincena de equipos de entre diez y quince personas cada uno de ellos, coordinados por un bombero.

Dentro de esa búsqueda, los submarinistas de los Bomberos se sumergieron en una estanque de 1.600 metros cuadrados cercano a la casa sin encontrar rastro del menor.

Jordi tiene “dos aniversarios”

El padre de Jordi ha dicho que el pequeño tiene desde este viernes “dos aniversarios”, en referencia al día de su nacimiento y a la fecha en que ha sido hallado sano y salvo.

El pequeño ha sido encontrado sano y salvo, a pesar de haber permanecido solo al raso toda la noche, cerca del Mas Ventós, a 1,5 kilómetros de distancia de Can Serrallonga, la casa rural donde su familia tenía previsto celebrar la Nochevieja.

En declaraciones a TV3, los padres de Jordi han agradecido la labor de los 500 voluntarios e integrantes de Mossos d’Esquadra y Bomberos que han participado durante toda la noche en la búsqueda del niño, que se encuentra con sus progenitores en Can Serrallonga tras haber pasado una revisión médica en el hospital Josep Trueta de Girona.

La familia ha decidido permanecer en esta casa rural y el padre ha dicho que Jordi presentaba “arañazos y los pies hinchados”, ya que había perdido un zapato, aunque se encontraba bien. “Estaba asustado y tenía mucha hambre. A la comida no ha dicho que no. Ha tomado dos zumos y un cruasán”, ha añadido el padre de Jordi.

El niño es encontrado

Pasadas las 13.30 horas de hoy, un hombre, Josep Ribas, y su hijo Josep Maria, que no participaban en el dispositivo de búsqueda que se ha organizado, lo han hallado junto a la fuente de Mas Ventós y se han puesto en contacto con los Bomberos de la Generalitat para notificar su localización en esta zona boscosa, de la que son vecinos.

Según ha dicho Josep Ribas a esta cadena de televisión, el niño estaba “sin zapatos y sin un calcetín“, y ha añadido que no entendía cómo había podido recorrer 1,5 kilómetros solo, de noche y en esas condiciones; y su hijo, Josep Maria, ha afirmado que el niño “estaba bien y orientado” cuando lo han encontrado.

La familia de Jordi, originaria de Sant Feliu de Guíxols (Girona), había llegado hacia las cinco de la tarde de este jueves a la casa rural de Can Serrallonga, en la comarca del Pla de l’Estany, con unos amigos para celebrar la última noche del año y echó en falta al niño mientras descargaban el coche.


Leave a Reply

Your email address will not be published.