Abengoa cifra en 1.755 millones la inyección que necesita entre 2016 y 2017 para reestructurarse

La empresa de ingeniería y energía Abengoa estima que necesitará 826 millones de euros de efectivo en 2016 y otros 304 millones en 2017 para poner al día su actividad tras la reestructuración y finalizar una serie de proyectos seleccionados. Además, requerirá otros 525 millones de euros este año en nuevas garantías financieras para desarrollar esos proyectos ya existentes.

Así consta en el plan de viabilidad industrial que la empresa -que está en preconcurso de acreedores desde noviembre del pasado año- ha remitido en la noche del martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ese plan, elaborado junto a Álvarez&Marsall, tiene la misión de servir de base para diseñar el futuro de la compañía junto a los acreedores y crear lo que denomina Nueva Abengoa. (Ver documento en pdf)

Con la presentación de este plan de viabilidad, que aún debe de ser negociado con los acreedores, se abre una nueva fase en el proceso que evite el que sería el mayor concurso de acreedores de la historia de España.

Nueva Abengoa tendría casi 5.400 millones de valoración neta

La compañía ha analizado tres escenarios operativos diferentes y los ha comparado con el coste que tendría liquidar la empresa, y así ha concluido que, en el escenario seleccionado como más viable, el grupo tiene un valor “siete veces mayor en operación que en liquidación”.

Así, el plan señala que la continuidad de la empresa ofrece el “mayor potencial valor” para todas la partes, ya que se espera que podría generar unos 1.000 millones de euros de facturación entre 2017 y 2020.

Según ese documento, la valoración neta del grupo tras la puesta en marcha de ese plan de viabilidad presentado a los acreedores -y que aún debe ser negociado con ellos- se situaría en 5.395 millones de euros.

El plan prevé una generación de flujo de caja de 700 millones de euros hasta 2020, un impacto positivo derivado de unas desinversiones de activos no estratégicos valoradas en 473 millones entre 2016 y 2017 y la salida de proyectos con altos requerimientos de efectivo, lo que reducirá sus necesidades en 2.095 millones.

Un plan de viabilidad con riesgos

Dentro del plan de viabilidad,la compañía incluye determinados “riesgos” entre los que señala que, “si no se resuelve con rapidez la situación actual de preconcurso de acreedores, puede reducirse el interés de los inversores en adquirir activos no estratégicos que ya están a la venta” y que deben contribuir a sanear la compañía.

Además, advierte de que sin una nueva financiación “inmediata” algunos de sus activos podrían ser adjudicados, determinados proyectos de construcción podrían retrasarse -“con un potencial sobrecoste”- y podría ponerse en peligro la conclusión de varios proyectos que ya cuentan con financiación.

Sin esa nueva financiación, añade la compañía, también peligraría la reducción de la deuda operativa, que pretende reducir a un tercio de la actual (que ronda los 9.000 millones de euros).

Así, con el 28 de marzo como fecha tope, este plan servirá de base para que KPMG elabore una “solución global” y se inicien las negociaciones que permitan el saneamiento financiero, algo que se debería cerrar en las próximas semanas.

En lo que se vislumbra como una negociación compleja, se dibujan varias vías para reducir esos 6.000 millones de deuda: quitas (que la banca rechaza de entrada), capitalización de la deudapréstamos participativos a largo plazo o una combinación de varias que, al final, terminará dando el control de esa nueva Abengoa a bancos y fondos de inversión.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.