A prisión dos hombres que hacían explotar cajeros automáticos de toda Cataluña para sustraer el dinero

Agentes de la Policía de la Generalitat – Mossos de la División de Investigación Criminal adscritos a la Unidad Central de Robos con Fuerza detuvieron, entre el 25 y el 26 de mayo, dos hombres de 54 y 36 años, nacionalidad italiana y española y vecinos de Calella y Sant Cugat como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza, sustracción de vehículo, tenencia y fabricación de explosivo y pertenencia a grupo criminal.

Los investigadores detectaron que había un grupo criminal dedicado a forzar cajeros automáticos mediante el uso de explosivos. Entre el 3 de abril y el 23 de mayo se produjeron seis robos en cajeros automáticos de las localidades de Barcelona, ​​L’Hospitalet, Cornellà de Llobregat, Igualada y Sant Cugat del Vallés.

El sistema de apertura que utilizaban para acceder al interior de los cajeros era muy especializado: primero ponían una manguera con carga explosiva en la parte de expulsión de los billetes del cajero mediante un alambre que utilizaban como guía. Acto seguido daban un impulso eléctrico en el explosivo, por medio de una pila de petaca, para que se produjera una explosión. La onda expansiva provocaba que la puerta trasera del cajero saliera disparada y se pudieran llevar los cajetines cargados de dinero y los sobres con ingresos de los clientes.

El explosivo el fabricaban ellos mismos en un piso franco que tenían en Calella de la Costa (Barcelona). Compraban los productos, todos legales y de uso cotidiano, en varias tiendas y, una vez los mezclaban en las proporciones necesarias, conseguían un explosivo muy peligroso.

Ya con el explosivo preparado, salían del piso con un vehículo de su propiedad y se dirigían a un vehículo de alta gama, que habían sustraído previamente, subían y se desplazaban hasta el cajero que habían seleccionado. Cabe destacar que tomaban fuertes medidas de contra vigilancia con el objetivo de que nadie les siguiera.

De los seis robos de los que los investigadores tienen constancia, tres fueron consumados y robaron más de 120.000 euros, mientras que en los tres restantes tuvieron que marchar sin sustraer nada aunque en aquellos casos también ha habido explosión.

Una vez que los investigadores tuvieron los delincuentes plenamente identificados, detuvieron a dos entre los días 25 y 26 de mayo y emitieron órdenes de detención para los tres restantes ya que no se les pudo detener. También registraron cinco de los domicilios donde residían y fabricaban los explosivos.

Uno de los dos detenidos ya fue detenido en 2013 por hechos similares y estuvo preso durante ocho meses en prisión provisional, aunque actualmente se encontraba en libertad a la espera de juicio.

Tras declarar en sede judicial, el Juez decretó el ingreso en prisión para ambos detenidos.


Leave a Reply

Your email address will not be published.