La ciudad de Río de Janeiro ya comenzó a recibir a las delegaciones de todo el planeta y a miles de turistas que ya disfrutan del turismo que brinda la ex capital brasileña. Sin embargo, el último sábado un fenómeno que suele verse en esta época del año sorprendió a quienes se encontraban cerca de la playa de Copacabana.

Olas de 4,66 metros de altura invadieron la arena y provocaron serios daños en algunas instalaciones, a menos de una semana para el inicio de los Juegos Olímpicos.

“Es hermoso ver, pero también es preocupante. La impresión es que el agua va a llevar todo”, explicó un turista inglés que se encontraba en el lugar.

El agua no sólo se adueño de la playa, sino que llegó hasta la ciclovía y parte de la Avenida Atlántica, calle que bordea Copacabana, provocando que varias personas sufran leves lesiones.

Además, este fenómeno provoco graves daños en la sede de vela. La rampa principal por la cual los botes deberán descender al mar quedó destruida tras el impacto de las olas acompañadas por fuertes vientos. Por suerte, los organizadores cuentan con otra bajada secundaria, hecha de cemento, que, tras la tormenta, pasó a ser utilizada por los deportistas que se encuentran entrenando.
Así quedó la rampa de la sede de vela (Globoesporte)

Los Juegos Olímpicos comenzarán el 5 de agosto y las competencias de vela iniciarán el 8,  y hasta el momento los encargados de arreglar la rampa no brindaron detalles sobre cuánto tiempo les llevará repararla.