Alfonso Grau, pone a Barberá en apuros en el caso Nóos

rita barbera alfonso grau
image-316641
La presunta desaparición de parte del dinero de la caja ‘B’ del grupo municipal popular del Ayuntamiento de Valencia motivó el distanciamiento entre Rita Barberá y su número dos, el ex vicealcalde Alfonso Grau

Alfonso Grau, imputado en la trama que afecta al yerno del rey, asegura sobre la implicación de la exalcaldesa en el caso Nóos que “solo responde de sus actos”, aunque se remite al escrito del TSJ que liberaba a la actual senadora de toda responsabilidad.

El extravío de los billetes no podía denunciarse porque los fondos se acumularon de forma irregular y fue entonces cuando la secretaria del PP local, Mari Carmen García Fuster, la cajera de la red según los indicios, recurrió a asesores y trabajadores para que donaran al partido 1.000 euros que más tarde les devolverían con dos billetes de 500 euros en metálico, según admitieron a este periódico fuentes del grupo municipal.

“Solo respondo de mis actos”. Así de claro se expresa el exvicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, en declaraciones a eldiariocv.es sobre la implicación de la exalcaldesa de Valencia en el caso Nóos. No se atreve a poner la mano en el fuego por nadie sobre la implicación en la causa por la que está imputado -aunque no le gusta esa expresión-. Y durante la conversación queda clara la ruptura con la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Habla de ella con frialdad, utilizando siempre la coletilla “señora Barberá”.

Y es que la ‘operación Taula’ no solo ha sacudido los cimientos del PP valenciano. También ha revelado la ruptura entre estrechos colaboradores. Grau y Barberá eran inseparables. El exvicealcalde ejerció durante muchos de escudero político de Barberá. Era quien respondía a la oposición en nombre de la actual senadora y uno de los pilares imprescindibles en todos sus ejecutivos locales.

Sin embargo, los procesos judiciales han roto su estrecha relación. Como ya afirmó, Grau se encuentra “muy dolido” con Barberá por la falta de apoyo con respecto al caso Nóos, donde está imputado. Lo repite en conversación con este periódico. Pero también por no situar en puestos de salida a su pareja, María José Alcón, exconcejal y ahora imputada en la trama de corrupción que ha destrozado el PP de Valencia. Alcón fue relegada cuando apareció en las grabaciones con el exgerente de Imelsa y ‘arrepentido’, Marcos Benavent.

El distanciamiento puede tener efectos sobre el caso Nóos. Barberá se libró, como también Francisco Camps -tal y como recordó el instructor de la causa, José Castro- de forma sorprendente gracias al TSJ valenciano, ya que por la misma situación el expresidente de Baleares, Jaume Matas, está procesado. Con la declaración de Grau aún por celebrarse, el juicio puede deparar sorpresas si la fractura entre ambos se hace más profunda y el exvicealcalde se ve cercado.

De momento, el exdirigente del PP local se limita a decir a este diario que “cada cuál aguante su cruz”. Preguntado por la implicación de la exalcaldesa de Valencia en la trama que afecta al yerno del rey, insiste, de nuevo, en que “solo responde de sus actos”. Eso sí, también cita la sentencia del TSJCV que liberó a Barberá de la imputación en la causa. Y critica que quien la acusa “sea por motivaciones políticas”.

Sin embargo, su afirmación de que Barberá “algo sí que debía saber” sobre la presunta financiación ilegal del PP de Valencia y la acusación del exconcejal muy próximo a la exalcaldesa, Vicente Jurado, de que era Grau quien “movía los hilos en Valencia” son síntomas claros del enfrentamiento. Y las nuevas revelaciones sobre la implicación del exdirigente local en la presunta caja B puede tener sus réplicas en el caso Nóos.


Leave a Reply

Your email address will not be published.